Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 16 de Julio de 2019

Otras localidades

Javi Guerra teme que el Mundial de Doha pueda afectar a la salud de los atletas

Javi Guerra, el mejor maratoniano español de la actualidad, ha vuelto "tocado en un glúteo" de la concentración de Doha, sede de los próximos Mundiales, y con la sensación de que en las condiciones meteorológicas que se prevén para esas fechas (27 de septiembre a 6 de octubre) "es un poco jugar con la salud de los atletas"

Javier Guerra Polo /

Javi Guerra, el mejor maratoniano español de la actualidad, ha vuelto "tocado en un glúteo" de la concentración de Doha, sede de los próximos Mundiales, y con la sensación de que en las condiciones meteorológicas que se prevén para esas fechas (27 de septiembre a 6 de octubre) "es un poco jugar con la salud de los atletas".

"Tengo un glúteo tocado, cerca del sacro. Me están haciendo pruebas, a ver qué puede ser. Se me puso el dolor a los tres días de estar allí, no sé si a causa del cambio de terreno, porque estuvimos entrenando en un sitio complicado. No había pistas de atletismo porque todo está en obras por el Mundial", explicó el atleta segoviano a EFE.

Durante los seis días de concentración en Doha los fondistas españoles hicieron series de 200 metros y un rodaje de una hora, siempre "bajo un calor horrible", asegura. "Hasta que no estás allí no eres consciente de la gravedad del problema".

"Nos asustamos mucho los primeros días porque sales a la calle y no se te pasa por la cabeza que puedas correr una maratón con esa temperatura. Durante el día llegaba a los 46 grados, te aconsejaban no salir del hotel. Hacíamos los entrenamientos sobre las siete de la tarde, con unos 38-40 grados y sensaciones de mucho agobio. Se pierde mucho líquido", recordó.

Guerra, que ha corrido once maratones, nunca se había enfrentado a condiciones semejantes. "Un infierno. Fíjate que Enrique Pascual (entrenador del doble campeón mundial de maratón Abel Antón), que vino con nosotros y ha estado en infinidad de campeonatos, dice que no había visto nada igual. Nos decía que allí no se podía correr un maratón".

"Varios médicos de allí nos dijeron que si el día de la carrera en el Mundial se daban las mismas condiciones que nosotros tuvimos, lo más probable es que se suspendiera. Hay un protocolo según el cual si se supera un determinado rango de temperatura y humedad la carrera se suspende por temor a golpes de calor, pérdidas de conocimiento y fallos neurológicos en los atletas", señaló.

"Creo que el límite está en los 35 grados y un 80 por ciento de humedad en el paseo marítimo, que es donde se va a correr. Parece que en las fechas del Mundial y a esas horas las temperaturas son algo más bajas, pero la humedad más alta. Puede ser una lotería".

Guerra piensa que "son condiciones extremas que nunca se han visto en un Mundial" y concluye: "Es un poco jugar con la salud de los atletas, porque yo he estado en Pekín, en Moscú y lo que hemos vivido estos seis días en Catar traspasa los límites del esfuerzo".

"He vuelto un poco preocupado porque estaba entrenando sin problemas en Segovia y ahora me encuentro con este problema, que no sé de qué puede ser, si el calor, la deshidratación, el viaje... Un cúmulo de circunstancias que me hacen darle vueltas a la cabeza".

El campeón de España intenta recuperarse "y buscar soluciones, haciendo algo sin impacto, elíptica" porque "en la ecografía no se va nada anormal y está pendiente una resonancia".

"Para el Mundial queda bastante tiempo, pero cuando tienes que parar siempre saltan las alarmas. La preocupación está ahí. En Mundiales siempre he quedado entre los 20 primeros, me desenvuelvo bastante bien, pero en este tipo de condiciones te da miedo porque no sabes como va a responder tu cuerpo", afirmó. EFE.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?