Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 22 de Julio de 2019

Otras localidades

En Marea consuma su fragmentación: Villares y sus afines pasan al grupo mixto

Acusa a la dirección nacional y autonómica de Podemos de romper el espacio y critica a Anova y Esquerda Unida por "seguidismo"

Luis Villares, en una comparecencia en el Parlamento de Galicia /

El grupo parlamentario de En Marea consumó su ruptura. La tensión entre Luis Villares y sus diputados afines (Paula Vázquez, Pancho Casal y Davide Rodríguez) y los más cercanos a Podemos, Anova y Esquerda Unida explotó definitivamente: el hasta ahora portavoz parlamentario de la formación se marcha con sus tres compañeros al grupo mixto. Se quedan bajo el paraguas de En Marea los más críticos con la formación.

"Anunciamos, pues, que estos cuatro diputados abandonamos un grupo parlamentario que ya no representa En Marea, sino a Podemos y a aquellos que deciden seguir sus dictados. Y hacemos esto para lanzar un proyecto renovado, que recupere la ilusión perdida estos años por las luchas internas y que sea una de las voces plurales de la esperanza".

Así anunció Villares su marcha del grupo parlamentario de En Marea y que pasan a formar parte del grupo mixto. A partir de ahora trabajarán en nuevo proyecto que ya perfilan, y que quieren tener listo en el mes de julio, pensando en el nuevo curso político.

Se compondrá de "una coralidad republicana y progresista amplia, basada en el feminismo y en el ecologismo, en la justicia social, iguialdad y libertad". También se trata de una "idea nacional inclusiva" y basada en un "soberanismo democrático en el que la ciudadanía gallega sea espacio de decisión".

Considera Villares que, para hacer política, "no hace falta estar enfadados ni caer en estridencias". Por eso presentó una "nueva Marea" que "abre un nuevo ciclo institucional con una sonrisa a la democracia social en nuestro país".

Críticas a Podemos, Anova y Esquerda Unida

Luis Villares disparó contra la dirección nacional de Podemos y también a la autonómica, e hizo extensivas sus críticas a Anova y Esquerda Unida por "seguidismo".

Así, aludió a la radicalización de Podemos desde 2017, con la "implantación de las tesis de Pablo Iglesias" y recordó que supuso la fuga de personas que aportaban pluralidad a la formación. Villares apuntó que, a partir de ese momento, comenzaron las discusiones en el seno de En Marea, recordando el caso de Paula Quinteiro y la defensa que el propio Villares hizo de la independencia judicial de Jueces para la Democracia.

Destacó que, una vez que terminó la "purga ideológica", comenzaron los intentos de los afines de Podemos por hacerse con el control de En Marea. Luis Villares reconoció que se arrepentía de no haber roto con Podemos en Madrid antes y marcharse al grupo mixto como En Marea. Por ello, pidió perdón por "no haber denunciado esta situación" y por no haber dado el paso, ya que eso les "habría permitido defender una agenda propia que quedó amordazada".

Villares justificó no haber dado este paso por defender la "unidad". "En nombre de la unidad aguantamos lo que no teníamos que aguantar. Algunos nos callamos cuando otros se dedicaron a fragmentar el grupo de forma desleal. La unidad sin lealtad no vale para nada", añadió.

Luis Villares recordó que En Marea "no es propiedad de Podemos, sino de sus personas inscritas" y que no se "resignan a dejarse devorar" por la formación morada. En este sentido aseveró que "las relaciones entre independientes tienen que ser entre iguales, y no de subordinación".

También aludió a la llamada del secretario general de Podemos Galicia a desoír una decision democratica de En Marea en relación a al designación del senador fue "la gota que colmó el vaso".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?