Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 19 de Agosto de 2019

Otras localidades

INCENDIO EN GRAN CANARIA INCENDIO EN GRAN CANARIA La última hora del incendio en la programación especial de SER Las Palmas

Alquézar, historia y arte entre cañones y naturaleza

Viaje a la Edad Media y chapuzones en los cañones del río Vero

Panorámica de Alquézar (Huesca). PINCHA SOBRE LA FOTO PARA VOTAR. /

La villa medieval de Alquézar, ubicada en el corazón del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, en la Comarca del Somontano de Barbastro (Huesca), sorprende a sus visitantes por su cuidada arquitectura y un entorno natural único, con el cañón del río Vero a los pies de la Colegiata de Santa María La Mayor. Alquézar es un destino de contrastes: un viaje al medievo por sus empedradas calles, y un chapuzón de aventuras en los cañones del río Vero a tan solo unos pasos de distancia. Desde 2015 forma parte de la Asociación de Pueblos más bonitos de España.

Con una población de apenas 300 habitantes, Alquézar recibe cada año más de 150.000 visitantes a la Ruta de las Pasarelas, un recorrido circular que discurre sobre el cauce del río Vero. En dos tramos y con un mirador al final del recorrido, las Pasarelas de Alquézar permiten a los senderistas disfrutar de una actividad de aventura sencilla, con avistamiento de aves y en un entorno natural único: el excavado por el río Vero, durante siglos, sobre la roca calcárea, formando unas atractivas playas naturales.

La acción del agua en el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara ha hecho de Alquézar y su entorno un paraíso para los amantes del barranquismo, que llegan de todos los continentes para disfrutar de sus aguas color turquesa, de las cuevas, cascadas, sifones y toboganes naturales esculpidos en la roca. Francia es el país que aporta más turistas internacionales, ya que fueron los propios franceses quienes realizaron los primeros descensos de barrancos en la década de los 80.

Pasarelas del río Vero / www.pasarelasdealquezar.com

La Colegiata Santa María la Mayor de Alquézar (declarada monumento nacional en 1931) es el punto de mayor altura de la localidad, encaramada sobre un cortado que cae en vertical hasta el cauce del río Vero. Su origen árabe se remonta a principios del siglo IX y en el siglo XVI se erigió la actual Colegiata de Santa María, obra del arquitecto Juan de Segura. Hoy en día, es uno de los monumentos más visitados de Alquézar.

El trazado medieval del casco histórico, con sus calles empedradas, sus portones de madera y sus fachadas en piedra y ladrillo, fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1.982. La antigua plaza Mayor, hoy, de Rafael Ayerbe, es uno de esos lugares en los que se detiene el tiempo: bajo sus soportales, durante siglos, comerciantes y artesanos han vendido sus productos, y lo siguen haciendo a día de hoy.

Pero el paso y el peso de la historia en un lugar como Alquézar ha dejado muchas otras señales, y mucho más antiguas, como las pinturas rupestres del Parque Cultural del Río Vero, con muestras de arte Paleolítico, Levantino y Esquemático.

Plaza de Rafael Ayerbe, en Alquézar (Huesca) / Laura Carnicero

Quienes visiten Alquézar, se quedarán con buen sabor de boca: el de los vinos de la Denominación de Origen Somontano, el tomate rosa de Barbastro, los quesos artesanos de Radiquero y el aceite de variedades autóctonas como la alquezrana. Agricultura y gastronomía se dan la mano en un destino rural único que atrapa a quien lo descubre.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?