Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 20 de Agosto de 2019

Otras localidades

La peatonalización de la calle Mayor

Eduardo Díaz recuerda las 3 fases diferentes en las que se peatonalizó la calle Mayor de Guadalajara, desde Santod Donto Domingo hasta Miguel Fluiters

La calle Mayor de Guadalajara ha sido, desde hace siglos, eje central de la ciudad, pero su aspecto ha ido cambiando con los años. Eduardo Díaz recuerda en tres capítulos de 'Historietas de Guadalajara' las distintas fases de la peatonalización de esta vía.

El primero en convertirse en peatonal fue el primer tramo, el que va desde la plaza de Santo Domingo hasta la plaza del Jardinillo. "Fue una de las primeras decisiones importantes que tomó Irízar cuando llegó a la Alcaldía", explica Díaz. "Lo probo durante casi dos años y decidió hacerlo porque todo el mundo estaba de acuerdo. Fue una decisión muy bien acogida por vecinos y comerciantes que vieron que la gente iba más tranquila y paraba más en los locales. Además, las obras se hicieron en tiempo récord, en apenas 10 días".

Más críticas generó el segundo tramo, desde el Jardinillo hasta la entrada de la plaza Mayor. "Al ver que había ido tan bien el primero, el alcalde decidió seguir, pero en este caso no hubo tanta unanimidad. También hubo pruebas, pero desde el primer momento hubo comerciantes y vecinos que se quejaron de la peatonalización", explica Díaz.

Este tramo obligó a cambiar el trayecto de los autobuses, que empezaron a pasar por la calle Cervantes y la zona del Mercado de Abastos. "Los martes pasaban por el mercadillo y había muchos problemas, así que Irízar decidió cambiar el mercadillo al recinto Ferial de Adoratrices. Eso no gustó a los dueños de los puestos, que se manifestaron, y el alcalde volvió a trasladar el mercadillo. Hubo jaleo y división de opiniones porque además había gente que decía que por allí pasaba todo el mundo aunque fuera peatonal".

El tercer y último tramo en convertirse en peatonal fue el de la plaza Mayor hasta su confluencia con Benito Hernando y Miguel Fluiters. "Había mucho miedo porque la obra de la Plaza Mayor obligaba a retirar la estatua de Franco. Llegó a venir hasta el diputado Enrique Mújica para aconsejar al equipo de Gobierno y al final se decidió trasladarla a la plaza de Beladíez. Afortunadamente, todo transcurrió con normalidad".

La obra cambió radicalmente la imagen de la plaza, que dejó de tener jardines y se convirtió en una "solado gris" más parecido a la que vemos en estos momentos. "Desaparecieron todos los árboles menos 4 en la zona donde estaba la cerería. Además, se peatonalizó la cuesta del Reloj y obligó a hacer un nuevo cambio en el tráfico de la zona".

La inauguración de la plaza coincidió con la celebración del Día de Castilla-La Mancha en Guadalajara en 1985 con un concierto organizado por la Cadena SER al que asistieron miles de personas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?