Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 16 de Julio de 2019

Otras localidades

Osuna, la joya barroca de la provincia

Enclavado entre la Campiña y la Sierra Sur, guarda paisajes muy diversos que sorprenden al visitante

En pleno corazón de Andalucía, al suroeste de la provincia de Sevilla, se sitúa Osuna, un municipio a caballo entre la campiña sevillana -con su superficie llana y con tierras de secano- y Sierra Sur, con olivar y monte bajo y puntos en los que se superan los 500 m de altitud.

El visitante no debe perderse la Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción, un edificio renacentista que vino a sustituir a la antigua parroquia medieval. En su interior, una de las colecciones de pintura más interesantes del Barroco.

GETTY IMAGES

El Museo Arqueológico, con muestras de restos arqueológicos, o la antigua Universidad, adscrita a la Universidad de Sevilla, son otros puntos de interés, así como la plaza de toros, que acogió al equipo de Juego de Tronos. El coso de Osuna hizo las veces de coliseo en los tradicionales combates entre guerreros de Meereen.

Ayuntamiento de Osuna

Para los que prefieran recorrer la naturaleza, Osuna ofrece una amplia variedad de rrecorridos a través de senderos: desde recorre el río Blanco y el arroyo Salinoso, los parajes de la Retama o las Viñas, con sus campos de olivos y cereales.

osuna.es

Para los amantes de los deportes náuticos, el impresionante pantano del Río Corbones, uno de los pocos navegables de la provincia de Sevilla. Y si alguien se anima a pescar, quizás tenga suerte y se lleve algún barbo, carpa o black-blass. El río Corbones nace en la provincia de Málaga, en Cañete la Real. El embalse del río Corbones, que afluye al río Guadalquivir por su margen izquierda, pertenece en su mayor extensión al término municipal de la Puebla de Cazalla.

Y otra sorpresa más que guarda Osuna, sus Canteras. Un sustrato rocoso ha sido empleado como cantera de piedra de manera continuada al menos desde época turdetana, hasta la década de los años 60 del siglo pasado que se deja de trabajar en ella. En el borde de un precipicio abierto por los canteros, quedan las ruinas de lo que hasta el siglo pasado fue la Ermita de la Vía Sacra. Se levantó a mediados del XVII y en ella finalizaba el Vía Crucis.



Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?