Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 18 de Julio de 2019

Otras localidades

Una cobertura imprescindible, los campus de verano y la apertura de comedores

Dicen los especialistas que las vacaciones son necesarias para los niños y adolescentes lo mismo que para todos en general, donde están las dudas está en la cantidad. Los niños en España tienen en la práctica tres meses de vacaciones de verano, desde mediados de Junio a mediados de Septiembre. Hay quienes cuestionan que ese periodo es demasiado largo.

Pero mi comentario de hoy no va por ahí entre otras cosas porque no soy especialista. Lo que sí digo es que cuando los niños no están en el cole, una sociedad moderna debe tener alternativas para ellos, sobre todo porque en muchos casos trabajan madre y padre. Aunque también son necesarias las alternativas aunque no lo hagan los dos, se trata de educación.

Deben ser las instituciones que con las herramientas que ya se tienen, los colegios u otros espacios públicos, ocupen ese tiempo libre de los niños con horarios de verano y así pasen un tiempo con sus iguales. Hablamos de espacios de entretenimiento, lúdicos, deportivos y de forma amena, sin la presión de los exámenes mejoren sus conocimientos en idiomas, además de conseguirse reforzar alguna materia que haya podido quedar pendiente.

Eso lo pueden conseguir en el mercado de alguna un otra manera los padres de las familias que tengan los suficientes recursos. El resto deben tener parecidos servicios con los famosos campus de verano que organizan ayuntamientos, que resultan insuficientes. Suelen haber plazas limitadas y no se suele dar la comida. Es decir que los ayuntamientos solo tienen plazas en los campus de verano para una minoría.

En la época de José Miguel Pérez de responsable de la educación en Canarias se puso en marcha un programa de comedores escolares con formación en idiomas para las familias que no podían ofrecer una alimentación de garantías a sus hijos. El modelo de éxito hasta ahora se cambió este verano dice el gobierno en funciones porque había menos demanda y por sugerencia de la Federación de municipios de Canarias, vamos de los alcaldes, aunque eso en parte se ha negado por estos.

Sea como fuere, mejor que la demanda se haya reducido, lo cual no implica que haya sido un acierto el cambio de modelo, parece evidente que no. Si reconocemos que en las islas tenemos de entre los peores datos del estado en obesidad con un 20% de los niños, sin contar con los que tienen exceso de peso. Si tenemos una realidad de pobreza en el hogar tremenda, también a la cabeza de España y si queremos que los padres puedan trabajar y que el estado colabore en esta realidad.

Si además queremos integración entre los niños de familias con diferentes ingresos y que no se estigmatice a los niños que tengan dificultades para hacer las tres comidas, lo mejor será seguir usando los colegios como campus de verano, en los que ya no solo vayan los niños de las familias con mayores problemas sino también que sea un servicio general para todos financiado según la renta sin limitación de ningún tipo. Esa sí sería una verdadera medida social, necesaria e imprescindible.

Hay que adaptar la medida a los nuevos tiempos. El nuevo gobierno de Canarias tiene trabajo. Pero no solo el gobierno también los ayuntamientos que aprovechando el error de la consejería de Soledad Monzón para lavarse las manos y ni se molestaron en promover otra medida. Impresentable. Algunos no todos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?