Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 17 de Julio de 2019

Otras localidades

Dificultades para cubrir las plazas

Dos de los cuatro nuevos agentes de Policía Local renunciarán a su plaza al haberla obtenido también en Burgos y es previsible que la última oposición con las pruebas todavía en curso deje también vacantes

Las últimas dos oposiciones convocadas por el Ayuntamiento arandino para reforzar la menguada plantilla de la Policía Local no van a ser tan efectivas como se quisiera. En esta semana se han incorporado las cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, que fueron seleccionados a finales de enero de este año por el Tribunal Calificador tras superar las pruebas de esta convocatoria para cubrir cuatro plazas. Después de realizar la formación reglamentaria en la Academia de Ávila, se encuentran ya colaborando con el cuerpo en régimen de prácticas, pero dura poco la alegría en casa del pobre: dos de ellos han anunciado su intención de renunciar a la plaza para incorporarse a la plantilla de la capital burgalesa, donde también han conseguido imponerse en las oposiciones. “Les perderemos, porque ya han manifestado que cogerán la plaza de Burgos, con lo cual nos veremos un poco en las mismas de siempre: nos seguirán faltando policías”, lamenta Fernando Chico, el concejal de Seguridad Ciudadana.

Por otro lado, la macro oposición convocada para otras 22 plazas en este mismo cuerpo ya se encuentra en el ecuador, pero todo apunta a que tampoco va a cumplir con las expectativas. En este caso, las primeras pruebas que se han celebrado, las de conocimientos, han motivado ya una criba muy importante. De los 377 aspirantes que fueron admitidos para participar en el proceso, sólo quedan en pie 23, cinco mujeres y dieciocho hombres, que están citados realizar la prueba de aptitud física este jueves a las seis de la tarde en la piscina cubierta municipal de Las Francesas. El resto de las pruebas se harán en las pistas de atletismo del estadio municipal El Montecillo.

Dado que el número de aspirantes es casi el mismo que el de plazas en juego y teniendo en cuenta que las pruebas que quedan son también selectivas y exigen unos parámetros mínimos de aptitud, es fácil imaginar que al final del proceso no se puedan cubrir todas las ofertadas. “Hay unos baremos establecidos y aquí no se trata de que los que vayan quedando sean los que vayan a ocupar las plazas, sino que tienen que superar la oposición para, una vez superado el curso, quedarse con la plaza en propiedad”, señala Chico, que dice que el equipo de gobierno está pensando ya en la necesidad de preparar una nueva convocatoria para el año que viene.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?