Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 23 de Agosto de 2019

Otras localidades

Pinturas Isaval recupera los colores de los edificios del centro histórico La Habana Vieja

El proyecto cuenta con un libro titulado "La Habana Vieja y sus colores" que plasma el surgimiento de La Habana a partir de sus plazas y el desarrollo del color en sus inmuebles a través de las diferentes etapas de la historia

La Habana cumple 500 años desde su fundación por los españoles en 1519, manteniendo sus grandes fortalezas, monumentos barrocos y neoclásicos, calles estrechas y adoquinadas, casas con ventanas, arcadas, balcones, portones y rejas de hierro forjado, patios interiores, jardines, castillos, palacios, muros, construcciones todas históricas y con una magnífica arquitectura.

Para celebrar esos 500 años de historia, Pinturas Isaval ha llevado a cabo un proyecto junto a La Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. El proyecto, tiene la finalidad de recuperar los colores de los edificios del centro histórico, La Habana Vieja. Devolver con respeto sus matices y sus colores de antaño, es la mejor contribución al futuro de la ciudad.

Una vez realizado el estudio de los colores de las fachadas y los raspados estatigráficos sobre los muros en los edificios construidos en el siglo XVIII, revelaron que los colores más frecuentes eran el ocre, rojo, azul y verde, además del beige, gris, café y amarillo. Estos estudios han sido realizados por especialistas del Centro Nacional de Conservación, Restauración y Museología (CENTREM) y la Oficina del Historiador, basándose también en tesis de la Facultad de Arquitectura del Instituto Superior Politécnico José A. Echevarría y documentos elaborados por el Instituto Provincial de Planificación Física y la Comisión Provincial de Monumentos.

El proyecto cuenta con un libro titulado “La Habana Vieja y sus colores” que plasma el surgimiento de La Habana a partir de sus plazas y el desarrollo del color en sus inmuebles a través de las diferentes etapas de la historia, donde se seleccionaron 50 inmuebles significativos y, a partir de ellos, se presentan los colores encontrados tanto en fachadas como en carpintería y herrería. Desde el azul Habana hasta el rosa colonial, 164 tonos recogidos también en una carta de colores, de una riqueza sorprendente. Cada una de las 164 referencias de color están identificadas con un nombre y la dirección del inmueble donde se encontró. Dos piezas que pretenden inmortalizar la esencia de La Habana Vieja de manera oficial. Cabe destacar el poco uso del blanco en la ciudad, para evitar el reflejo del intenso sol de Cuba, y por eso el empleo de colores tan vivos.

Alrededor del proyecto se han programado numerosos actos y eventos, como el concurso para colegios habaneros “Los colores de mi Habana”, donde han participado numerosos niños y varias escuelas cubanas presentando trabajos muy creativos en las modalidades de artes plásticas, narrativa, poesía y dibujo.

En pasado 5 de julio tuvo lugar la presentación oficial del proyecto de la mano del presidente de Pinturas Isaval, Santiago Vallejo y la Oficina del Historiador de La Habana, destacando las conferencias impartidas por el Dr. Eusebio Leal y el Dr. Alfonso Alfonso junto a la exposición de fotografía de Julio Ángel Larramendi. Se realizó en el Centro Cultural Antiguo Liceo Artístico y Literario de La Habana, con asistencia del embajador de España en Cuba y un afluente público. Para finalizar, se hizo entrega de los premios, promovidos por Isaval, del concurso infantil y quedaron expuestas todas las obras de los participantes. La Basílica Menor del Convento San Francisco de Asís, acogió el concierto del quinteto Ventus Habana que dedicó un concierto por la celebración de estos 500 años.

Desde el año 2000 Pinturas Isaval ha trabajado estrechamente con la Oficina del Historiador en la restauración de inmuebles significativos del Centro Histórico de la Villa San Cristóbal, una ciudad muy especial en la historia de Isaval.

El director del Área Internacional de Pinturas Isaval, José Carlos Garrigós, con una gran vinculación con el proyecto y con Cuba, comentaba en una entrevista al medio local Excelencias News Cuba que “con una experiencia anterior de los trabajos de rehabilitación en la ciudad de Trinidad (Cuba) y Lima (Perú) junto a Prolima, había que hacer un proyecto similar que rescatara los tonos originales de La Habana, que se caracteriza por un espectro de color muy variado”.

Tras la creación de un equipo multidisciplinar de varias especialidades, se analizó “El Kilómetro de Oro” del centro de la ciudad, el Departamento de Tintometría de Isaval, empleó su avanzada tecnología en formulación de color y se elaboraron los 164 colores con los pigmentos más resistentes para este tipo de recubrimientos.

Para Pinturas Isaval, La Habana cobra una vital importancia ya que es uno de los principales y mejor conservados Centros Históricos de América.

Tener la oportunidad de aportar nuestra colaboración al importante trabajo de rehabilitación realizado por el Dr. Eusebio Leal Spengler, Historiador de la cuidad y su equipo, supone para Pinturas Isaval un enorme orgullo, y un importante reto por la amplia variedad cromática que ostenta La Habana Vieja.


Acerca del centro histórico de La Habana

La arquitectura colonial de la ciudad de La Habana es producto de su desarrollo histórico. En los siglos XVI al XIX era una ciudad muy colorida que aún refleja su alegría y la hospitalidad de los habaneros. Una ciudad que te enamora como ninguna otra. Pasear por sus calles es escuchar salsa y habaneras. La Habana Vieja es la parte más antigua de la ciudad, rodeada por mar y el Malecón y llena de edificios neoclásicos y palacetes, todos con su color característico.

El Centro Histórico de La Habana Vieja y su Sistema de Fortificaciones Coloniales entraron en la Lista del Patrimonio Mundial que se aprobó en la Sexta Reunión del Comité Intergubernamental de la Convención del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, celebrada en diciembre de 1982, en la sede de la UNESCO, París.

Una marca con historia

Pinturas ISAVAL, nació como empresa de pinturas valenciana en 1968. A fecha de hoy, 50 años más tarde, continúa siendo una empresa familiar que se ha convertido en una fábrica de referencia nacional con destacada actividad internacional, y extendido su ámbito de actuación a campos como la rehabilitación energética de edificios, sistemas pigmentarios o proyectos de instalación de revestimientos decorativos, todo siempre con tecnología 100% propia.

La empresa cuenta hoy con una plantilla que supera los 300 empleados y dispone de unas modernas instalaciones fabriles de 21.000 m2 en Ribarroja (Valencia), más de 400 puntos de venta en España y presencia activa en 15 países. La empresa destaca por sus sistemas de pigmentación propios, tanto para punto de venta como para dosificación industrial, sus sistemas integrales de rehabilitación de fachadas y Rehabilitación Energética, donde comercializa su Sistema de Aislamiento por el Exterior (SATE), conocido como Rhonatherm, o sus sistemas de pavimentos industriales. El porfolio de Isaval cuenta con más de 1.500 referencias cubriendo un amplísimo espectro dentro de la decoración y rehabilitación arquitectónica e industrial, todas ellas de desarrollo y fabricación propia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?