Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 21 de Julio de 2019

Otras localidades

"Cumplí mi sueño de tocar el Everest y allí encontré el amor"

Laura, Blanca y Borja relatan su periplo por el mundo tras decidir dejar su casa y dar un giro a su vida

Borja Osaba /

Desde que era muy joven Borja Osaba siempre cultivó la curiosidad por viajar. Portugalujo de 38 años, tenía un sueño: viajar a Nepal, y lo culmplió. En A vivir que son dos días Euskadi, ha relatado su vida recorriendo el mundo. "Un verano me fui a Escocia unos meses. Más tardes, me cogí un año sabático para irme a India...Mi cuerpo me pedía viajar", ha explicado. Hace cuatro años, pidió una excedencia en la empresa en la que trabajaba y comenzó su periplo. Su primer destino fue Nepal, su sueño. Allí conoció a Melanie, una joven francesa que, igual que Borja, se había cogido una excendencia para viajar. Melanie, además de compañera de viaje, se convertiría en su compañera de vida. Tras regresar, en febrero de 2017, le despidieron de la empresa. "No vino mal. Para celebrarlo nos fuimos a Sudáfrica".

Melanie y Borja en Namibia / Borja Osaba

El lema que siguen Borja y Melanie es "No plan, good plan". Salen sin una ruta fija y van descubriendo lo que el camino les depara. Han estado en África, Islandia, Europa... "Nos queda por visitar Oceanía -ha explicado-. Nos gustaría conocerlo. Lo vemos a más largo plazo". Preguntado por cómo costean su vida asegura que "es más barato vivir fuera que aquí. Con 300 euros al mes se puede vivir". Durante todo este tiempo han vivido episodios de riesgo, como dos terremotos en Nepal y una alerta de tsunami en Nicaragua.

Borja pasa estos días en Portugalete pero sin perder de vista su próximo viaje. "Nos vamos a África y a Asia Central en cuanto nos lleguen unos papales", ha contado en Cadena SER Euskadi. Se van en un 4x4 que han acondicionado. Salen, como siempre hacen, sin ningún plan ni fecha de regreso."Tenemos tiempo y hasta donde lleguemos", concluye.

Laura y Aitor / Laura Martínez

Laura Martínez tenía la sospecha de que había algo más fuera de su rutina diaria. "Yo vivía bien, daba mis clases en varios gimnasios y no es que quisiera romper con mi vida", explica. Pero hizo "caso a su voz interior". "La verdad es que sucedió solo. Me fui tres meses de vacaciones a Escocia un verano para aprender inglés para luego seguir con la vida que llevaba, con mi vida normalita. No es que estuviera insatisfecha y saliera buscando el sentido de la vida, simplemente que a mí me olía que había más. Y me animé a seguir. De Edimburgo me fui a Canarias, de Canarias fui a Cabo Verde, anduve recorriendo Europa, y en una de esas me fui a la India y estuve dando clases con un maestro japonés", cuenta.

En Nepal conoció a Aitor y se sumó a él para volver en bici a Euskadi. Lo que no sabíamos es que en vez de un año nos íbamos a tirar diez en bici recorriendo el mundo. Yo vendí la caravana que tenía, AItor vendió el piso que se estaba comprando, y ese dinero nos dio para viajar los tres primeros años. No planeamos ninguno de los viajes, simpelmente sucedieron. Aitor recorrió más de 100.000 kilómetros. Laura, más de 81.000. Fruto de aquella experiencia fue El mundo es mi casa. Sabores de una vida nómada en bicicleta, un libro en el que Laura relata su vida recorriendo el mundo. Ahora ella ha aparcado la bici. Está en California. "Quería hacer otras cosas", ha contado en A vivir que son dos días Euskadi. Asegura que va a seguir camino. Tiene pensado ir a Tailandia. Aitor está en Colombia a punto de subir a los Andes.

Blanca Fernández

Blanca Fernández ha recorrido entre 45 y 50 países sobre su bicicleta. Nacida en Irún, vive en Londres desde el año 1980. Hace cuatro años, el 5 de julio, salió de Inglaterra a conocer el mundo. Desde entonces, solo ha regresado en una ocasión. "Hice un paréntesis porque me pilló la historia del Brexit y necesitaba resolver mis asuntos de residencia en el Reino Unido. Mis hijas me hicieron vovler para que formalizara mi situación allí y, en cuanto tuve el papel de resiencia, compré el billete de vuelo para volar a Cairo y recorrer África en bicicleta", relata. Cuenta que ya ha bajado de Cairo hasta ciudad del cabo por la costa este y ahora está subiendo por la costa oeste. Ha hecho Angola y ahora está en el Congo.

Blanca reconoce que ha pasado algunos momentos de susto pero no de peligro. "Cuando estás en la bicilceta y estás pasando muchas horas absolutamente sola, te vienen a la cabeza momentos en los que reconoces que has hecho cosas bien pero también en los que has metido la pata. Estoy aprendiendo mucho de mí misma y estoy cambiando y, en cierta manera, después de cuatro años, casi que conozco más la Blanca de ahora que la que salió hace cuatro años", ha reconocido. Su intención es volver a casa en Navidad. Antes, pasará por Irún.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?