Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 22 de Agosto de 2019

Otras localidades

Once millones de desventaja

El Deportivo se mueve con un lastre que proviene del plan de pagos con la AEAT y otros abonos pendientes

El Deportivo arranca la pelea por el ascenso condicionado por su pasado. Por el pasado más brillante de su historia, pero también por el más reciente. Los coruñeses tendrán que realizar casi 11 millones en pagos, tanto por las cantidades pactadas con la AEAT (ahora con Abanca como acreedor) para pagar su deuda, como por los pagos pendientes por fichajes de futbolistas. Una cantidad que supera lo que se van a gastar muchos equipos de la Segunda División en formar sus plantillas. En el caso coruñés son más de 10 millones que no van a tener ningún efecto sobre el terreno de juego.

Esas cuentas son las que están provocando el ajuste en el que se encuentra inmerso el club coruñés. Tanto durante la campaña pasada como en la presente, el Deportivo está intentando incorporar jugadores a coste cero, al mismo tiempo que intenta liquidar las cantidades pendientes por fichajes del pasado. Un alivio en la situación económica que se espera conseguir esta temporada. Se da la paradoja que, de seguir una temporada más en Segunda División, desaparecidos los pagos pendientes por jugadores, es posible que el club cuente con más dinero para su límite salarial en la próxima temporada que en la actual.

A modo de resumen, estos pagos son las cantidades que se imputan a este ejercicio por la compra de futbolistas. Por poner un ejemplo, si el Deportivo ficha a un jugador por cuatro temporadas y su coste es de cuatro millones, a efectos del límite salarial se imputa un pago de un millón durante cada una de esas cuatro campañas. Ese es el motivo por el que el Deportivo todavía afronta pagos por futbolistas como Juanfran, Guilherme o Gerard Valentín. Estén o no en la plantilla, los compromisos adquiridos se deben saldar.

Ese es el motivo por el cual las cantidades obtenidas por las ventas de Quique o Edu Expósito no se destinan directamente a fichar, sino a "limpiar" los efectos de la última campaña en Primera. En estos momentos el Deportivo parte de una posición "medio-baja" en la tabla salarial de la Segunda División. El objetivo con las ventas es situar a los blanquiazules en el segundo escalafón de la categoría. Por eso, los próximos movimientos del club van encaminados a buscar acomodo a futbolistas como Diego Rolan, Mosquera o Fede Cartabia.

Uno de los efectos que tiene esta "economía de guerra" en el Deportivo es el sigilo con el que se está moviendo en el mercado. En Plaza de Pontevedra son conscientes de que para poder competir en estas condiciones necesitan el "factor sorpresa".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?