Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 28 de Enero de 2020

Otras localidades

Se disparan los casos de enfermedades de transmisión sexual

Preocupa el incremento "explosivo" de las infecciones de transmisiónes sexual como la chlamyidia, herpes genital, sífilis y gonorrea

El año pasado se diagnosticaron en Euskadi 169 casos de VIH, un 25,1 % más que en 2017, debido principalmente a la "banalización del riesgo" y al menor uso del preservativo, aunque también hubo otras vías de transmisión como el uso de jeringuillas para inyectarse drogas.

En 2018 se detectaron además 1.294 Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), un 44,7 % más, aunque este incremento se explica por que en 2017 se abrió en Álava una consulta específica sobre estas infecciones -que se sumó a las ya existentes en Bilbao y Vitoria- que en su segundo año de funcionamiento fue más utilizada y, en consecuencia, efectuó muchos más diagnósticos: 34 frente a 312.

Estas son algunas de las conclusiones de la Memoria 2018 del Plan del Sida e Infecciones de Trasmisión Sexual que ha presentado este jueves en Vitoria la consejera vasca de Salud, Nekane Murga, junto con el coordinador del plan, el doctor Antonio Arraiza, y la presidenta de Euskalsida, la federación de asociaciones que trabajan en el ámbito del VIH en Euskadi, Marta Pastor.

Ante "la tendencia al alza" de estas infecciones la consejera ha anunciado la puesta en marcha desde el próximo lunes de una campaña específica de sensibilización para recordar que el VIH y las ITS son una realidad presente y el VIH "no es un problema superado", y para recalcar la importancia de usar preservativos como mejor método de protección.

Precisamente no usar el preservativo y "la banalización del riesgo" son las dos principales causas que explican este repunte, según ha explicado Arbaiza, mientras que la consejera ha añadido que la "clave" para poner freno al aumento de casos es el preservativo.

También Marta Pastor ha alertado del "espejismo de invulnerabilidad" que sienten muchas personas al pensar que ellas nunca se contagiarán y ha recomendado, además del preservativo, profilaxis antes y después de las relaciones, usar lubricante, ya que reduce el riesgo de transmisión, y usar material estéril al consumir drogas.

De las 1.294 ITS detectadas el año pasado, 599 fueron casos de chlamyidia, 156 de herpes genital, 355 infecciones gonocócicas y 184 casos de sífilis precoz.

Además, el año pasado se detectaron 69 infecciones por VIH (34 más que el año anterior), lo que supone el valor más alto desde 2012 y arroja una tasa de 7,75 casos por cada 100.000 habitantes, un punto menos que la tasa española.

El 80,5 % de las personas que lo contrajeron fueron hombres con una edad media de 36,7 años. La vía de contagio fue mayoritariamente por transmisión sexual y la transmisión entre hombres que tienen sexo con hombres representó el 56,2 % del total, un porcentaje muy similar al del año pasado (55,6 %), mientras que el contagio en relaciones heterosexuales se dio en el 32,6 % de los casos, casi 6 puntos más que en 2017.

El 47,3 % de las infecciones correspondió a personas originarias de otros países, principalmente latinoamericanas y africanas y en el 51,5 % de los casos hubo un diagnóstico tardío, de manera que el sistema inmunitario estaba ya muy afectado.

Esta es de hecho una de las principales preocupaciones de las autoridades sanitarias vascas. Dado que esperar a tener síntomas implicar un diagnóstico tardío, Arbaiza ha emplazado a hacerse la prueba del VIH en farmacias, a través de ONG o en las consultas especializadas de Osakidetza. En la actualidad, ha dicho, el 14 % de las personas con VIH de España ignora que son seropositivas.

En 2018, Osakidetza atendió con tratamientos antirretrovirales a 5.852 pacientes con una inversión de más de 22,5 millones de euros. En cuanto a las medidas preventivas, se hicieron 2.210 test rápidos del VIH en farmacias -que detectaron 9 positivos- y 883 autotest para hacer en casa. En las consultas especializadas se practicaron además 96 pruebas y se distribuyeron 125.593 paquetes-jeringuillas a través de farmacias y ONG.

La consejera ha recordado que Euskadi es una de las pocas comunidades autónomas que ha mantenido activa una unidad funcional dedicada exclusivamente al VIH, con un plan específico de prevención y acción, porque aunque la situación ha mejorado y el VIH es ahora una enfermedad crónica que en la mayoría de los casos no termina en sida, no hay lugar para la relajación.

Ha recalcado además que el Gobierno Vasco está alineado con los objetivos de Onusida: que el 90 % de las personas con VIH conozca su situación, que el 90 % reciba tratamiento y que el 90 % tenga una carga viral indetectatable, lo que significa que son portadores pero no pueden transmitirlo

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?