Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 24 de Febrero de 2020

Otras localidades

El Castillo de Gibralfaro se convierte en refugio de indigentes por las noches

Basura, restos de hogueras, utensilios, ropa y mochilas son algunos de los rastros que evidencia su presencia diaria

Algunos de los vigilantes han sufrido amenazas con arma blanca por los propios 'sin techo'

Uno de los indegentes sorprendido por los vigilantes en el Castillo de Gibralfaro /

Tiendas de campaña o sacos de dormir son algunas de las pertenencias que los agentes de seguridad del Castillo de Gibralfaro se encuentran a primera hora de la mañana, tanto en el interior como en el exterior del recinto. Pasan la noche durmiento en la zona de extramuros pero logran acceder al Castillo para usar,  por ejemplo, los baños. Basura, restos de hogueras, utensilios, ropa... son algunos de los rastros que evidencia su presencia diaria. Lo denuncian los vecinos del Centro Histórico de Málaga y lo confirma la vigilancia de la propia fortificación. Cabe recordar que se trata del monumento más visita en la ciudad y declarado BIC, Bién de Interés Cultural.

A pesar de que cuenta con un vigilante toda la noche, no es suficiente para evitar que los 'sin techo' se cuelen con sus pertenencias. Utilizan espacios más escondidos para dormir, encienden fogatas y no son descubiertos hasta la mañana siguiente. Algunos de los trabajadores, que han tenido que alertar a la Policía Nacional ante estos incidentes, han llegado a sufrir agresiones. "Hay zonas que son bastante peligrosas de supervisar y sobre todo de noche, por lo que no te atraves a ir. A un compañero le llegaron a sacar un cuchillo cuando desalojó a unos indigentes que se encontraban en un tienda de campaña", relata Miguel Conde, delegado sindical de la empresa de seguridad de Gibralfaro.

Una de las fogatas realizadas en el interior del Castillo de Gibralfaro / Cadena SER

La forma de acceso a la instalación es a través de los muros, que no llegan a alcanzar el metro y medio de altura. Algunos indigentes vuelcan las vallas de seguridad que se encuentran por la zona, las colocan hacia arriba y las usan como escalera para introducirse en el interior del conjunto monumental, en la zona que separa la muralla de la fortificación. También acceden utilizando un pequeño agujero desde la Alcazaba.

La utilización de las vallas de seguridad como escaleras son algunas de las formas de acceder al Castillo de Gibralfaro / Cadena SER

Cuando los vigilantes descubren a los 'sin techo' al amanecer, les despiertan, les piden que recogan sus pertenecencias y se marchen, todo ello antes de abrir al público a las nueve de la mañana. A pesar de esas rondas previas, en ocasiones no se puede evitar que permanezcan en el interior y lleguen a cruzarse con los visitantes.

El Castillo recibe, de media cada día, unos 3.000 visitantes, siendo uno de los espacios más visitados de la ciudad. Desde la empresa de seguridad confirman que la presencia de indigentes no es algo nuevo, aunque subrayan que ha aumentado considerablemente en los últimos meses. Se trata, en la mayoría de los casos de personas extranjeras, que una vez son desalojadas vuelven a reincidir. Tras llamarles la atención y salir del recinto suelen aparecer de nuevo a la siguiente noche o días más tarde.

A esta zona de "refugio y escondite" se le unen otras muy cercanas a Gibralfaro como La Coracha y los muros más bajos de la Alcazaba.

Los muros más bajos de la Alcazaba son uno de los lugares que los indigentes utilizan para esconder sus pertenencias / Cadena SER

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?