Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Otras localidades

El tripartito del Cabildo de Gran Canaria echa a andar

NC, PSOE y Podemos han sellado este viernes un acuerdo que implica un programa de 300 medidas conde la sostenibilidad se apuntala como política transversal

Las Palmas de Gran Canaria

Un grupo de nueve mujeres y nueve hombres presidido por Antonio Morales gobernará Gran Canaria los próximos cuatro años después que el presidente en representación de NC, Luis Ibarra del PSOE, y Concepción Monzón de Sí Podemos, firmaran el pacto de gobierno para el Cabildo de Gran Canaria.

En un acto celebrado en el Patio del Cabildo para rubricar el acuerdo ante una amplia representación de la sociedad civil, institucional y militar de Gran Canaria, Antonio Morales explicó que el nuevo gobierno y el trabajo proyectado “nace pensando en los intereses de la mayoría de grancanarias y grancanarios”.

Se trata de un programa de 300 medidas basado en cinco pilares, el primero de ellos la generación de empleo y la lucha contra la desigualdad, seguido del desarrollo sostenible, que abarca desde la soberanía energética y alimentaria a la medioambiental, economía azul, verde y circular, además de sociedad del conocimiento e innovación.

El tercer pilar, prosiguió, está constituido por la confirmación de una isla emprendedora que dinamiza y moderniza su economía, al que sigue la reafirmación de una sociedad con identidad, cultura y valores democráticos, para concluir con el pilar del compromiso por la igualdad de género y la erradicación de la violencia machista.

Este gobierno “expresa la continuidad de un proyecto de transformación de Gran Canaria”, enfatizó Morales, quien incidió en que una de las debilidades históricas del Cabildo ha sido la falta de continuidad en sus gobiernos, lo que ha impedido la culminación de un modelo de isla porque los proyectos no se completaban y ello ha impedido abordar objetivos estratégicos.

Por este motivo, el presidente considera una oportunidad la posibilidad de dar continuidad a los proyectos ilusionantes emprendidos en Gran Canaria, siempre en relación con los ayuntamientos, el Gobierno canario y de la mano de la sociedad representada en el acto por más de un centenar de personas entre representantes empresariales a sindicales, la Universidad y organizaciones no gubernamentales y profesionales.

“Cuando la mayoría de las instituciones canarias han cambiado, cuando se ha producido un vuelco significativo en el conjunto de las instituciones de nuestra Comunidad, en Gran Canaria la ciudadanía ha expresado su voluntad de dar continuidad al proyecto de transformación ecosocial que iniciamos hace cuatro años”, expresó el presidente, quien detalló las líneas estratégicas que sustentan el programa de gobierno.

La prioridad, subrayó, es seguir favoreciendo la generación de empleo hasta situar la tasa de desempleo, al menos, en la media estatal, así como proseguir con los planes de lucha contra la pobreza y la desigualdad, y atender a las personas en riesgo de exclusión. El Cabildo pondrá en marcha una nueva línea de ayudas para cubrir las necesidades básicas.

La siguiente línea de acción es la lucha contra el cambio climático, que además de una emergencia es una oportunidad para la transformación del modelo productivo de la isla.

El objetivo en este ámbito es duplicar la tasa actual de producción de energías limpias con la central Chira-Soria en el eje, así como incrementar la superficie cultivada, la cabaña ganadera, la agroindustria y el consumo de los productos locales.

El impulso de una economía dinámica y diversificada es otra de las sendas de trabajo con especial apoyo a las pymes, así como reducir el uso del transporte privado, descongestionar las principales vías y mejorar los transportes públicos. El Cabildo implantará un nuevo modelo insular de movilidad sostenible con las carreteras previstas para incluir en el convenio Canarias-Estado, la implantación del tren impulsado por energía eólica, y la colaboración para implantar la metroguaga.

El turismo seguirá siendo un elemento primordial en la estructura económica de Gran Canaria, de modo que contará con todo el apoyo insular para la promoción y la rehabilitación de las infraestructuras públicas, así como para ahondar en la diversificación de la oferta con actividades como la gastronomía, la salud, el deporte, la cultura o el patrimonio.

El Cabildo “continuará siendo firme en su compromiso de erradicar todas las formas de discriminación por motivo de sexo, identidad de género u orientación sexual” y también proseguirá con la integración de la perspectiva de género de manera transversal en toda la acción del gobierno.

Dado que “nuestros mayores tienen derecho a disfrutar de su vida en las mejores condiciones posibles”, prosiguió Morales, el Cabildo pondrá en marcha políticas de envejecimiento activo y ejecutará las 1.443 plazas del Plan Sociosanitario y todas las medidas de la Ley de la Dependencia que sean competencia insular.

La juventud es el futuro de esta ecoisla, por eso la Institución trabajará por revertir las graves consecuencias de la crisis económica.

La mejora de la gestión del Cabildo y su modernización, las infraestructuras estratégicas de la isla, incluida la petición al Gobierno de Canarias de que reconsidere la obra del macromuelle de Agaete por no estar justificada su necesidad, así como la defensa de un trato equilibrado para Gran Canaria, también conforman las líneas de trabajo de los próximos cuatro años.

El Cabildo seguirá siendo referencia en materia de solidaridad y cooperación con la dedicación de al menos el 0,7 por ciento del presupuesto de inversiones, ejercerá su liderazgo cultural y en la difusión de su patrimonio arqueológico y etnográfico, así como en su respaldo al deporte como forma de transmitir valores de respeto, igualdad e inclusión, y ello con especial atención a los deportes vernáculos y femenino.

Gran Canaria, igual que el resto del Estado, tiene serios problemas de envejecimiento y despoblación de las zonas rurales, así que además de medidas de soberanía alimentaria, el Cabildo apostará por recuperar los servicios básicos en las zonas de medianías y por desarrollar el turismo rural, a lo que contribuirá el desarrollo de un ente para la gestión del Patrimonio Mundial de Risco Caído y las Montañas Sagradas.

El vicepresidente primero de la Institución, Luis Ibarra, subrayó que el acuerdo está rubricado por tres de las cuatro fuerzas firmantes del pacto regional y ahondó en que los indicadores sociales son “insoportables”, con esfuerzos económicos que las familias no pueden garantizar, por lo que incidió en que la prioridad es lograr una Gran Canaria social, con el Plan Sociosanitario como una de las claves, así como afrontar el cambio climático, confirmado –subrayó-, por las últimas olas de calor.

Chira-Soria, la economía circular con instituciones y ciudadanía implicadas en la disminución de los residuos y en la recogida selectiva y, en definitiva, la defensa de una economía verde forman parte de los objetivos ineludibles porque es fundamental también para el motor económico de Gran Canaria, el turismo, ya que permanecer en el monocultivo turístico haría perder competitividad a la isla. Que Gran Canaria sea un destino económicamente sostenible es un objetivo irrenunciable, apostilló.

Poner en valor las viviendas degradadas y abandonadas, así como aprovechar esa acción para generar empleo, y luchar contra la Gran Canaria vacía en medianías, junto a la defensa del sector primario, la juventud, el patrimonio histórico, además del fortalecimiento del personal del Cabildo, en situación en casos insostenible por las limitaciones legislativas, son así parte de las apuestas insulares para estos cuatro años. “Las adversidades nos tienen que hacer más imaginativos”, apuntó.

Concepción Monzón, por su parte, subrayó que su formación quería aportar su impronta al programa, e hizo hincapié en el cuidado a mayores, jóvenes y menores, y a la necesidad de incidir en la imprescindible sostenibilidad.

“Este tiene que ser el mandato del salto cualitativo y cuantitativo” en la democratización de la energía, el impulso al autoconsumo para que cada vivienda, cada empresa, produzca su propia energía.

Situar a las personas en el centro de las políticas, articular políticas transversales, la defensa de la biodiversidad, luchar contra el calentamiento global y trabajar por el bienestar animal, son algunos de los ejes que detalló la vicepresidenta tercera de la Institución.

Antonio Morales subrayó su agradecimiento a las fuerzas firmantes del pacto por su predisposición y aportaciones a un acuerdo “que dé estabilidad al Gobierno insular durante los cuatro años basado en la confianza y la lealtad”, cualidades que serán trasladadas al conjunto de la sociedad, ya que expresó el compromiso por hacer del Cabildo un espacio para el trabajo compartido con todos los sectores implicados en el desarrollo social y económico de Gran Canaria.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?