Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Otras localidades

El Ayuntamiento de Barcelona retira 880 patinetes eléctricos en cinco meses

Lo habitual es que el consistorio los retire de la vía pública y los propietarios paguen la multa y los vuelvan a sacar

Al menos cuatro empresas operan en la ciudad a pesar de que la normativa lo prohíbe

Patinetes en una acera de una calle de Barcelona. /

Los agentes de la Guardia Urbana han denunciado 880 patinetes eléctricos compartidos en los primeros cinco meses de este año, seis cada día, por estar mal aparcados. Como mínimo, cuatro empresas de 'sharing' de este tipo de vehículos operan sin permiso en la ciudad con cientos de patinetes. La mayoría son de la empresa Reby, pero también los hay de la marca Bird, UFO o WIND. Trabajan gracias a un vacío legal, que el consistorio trabaja para regular.

Según la ordenanza municipal, todos aquellos vehículos que desarrollen una actividad comercial deben registrarse, pero a la hora de la verdad, solo lo han hecho los patinetes de la marca WIND. La normativa del Ayuntamiento también obliga a las empresas a alquilar los patinetes con un guía, una condición que se saltan todas las compañías. No llevar las etiquetas o circular sin guía son motivo de sanción o intervención del vehículo, aunque, de facto, no todos los agentes siguen estrictamente la norma y solo retiran los patinetes que obstaculizan el paso o que están estacionados en lugares no autorizado.

Denuncias y retirada de patinetes 

Entre enero y mayo, la Guardia Urbana ha puesto 145 denuncias por atar estos vehículos a árboles, semáforos, bancos, contenedores, papeleras, marquesinas y elementos de mobiliario urbano. Los agentes han retirado 735 patinetes más, la mayoría de la marca Reby, por estacionarlos en lugares reservados a otros vehículos o en estaciones de bicing. Para utilizarlos estos patinetes solo hay que descargarse la aplicación de cada marca, buscar en un mapa interactivo los vehículos libres y desbloquearlos para utilizarlos gracias a un código QR. La app de Reby pide a los usuarios aparcar los patinetes a las "u" invertidas, un espacio restringido a bicicletas, según el ayuntamiento.

Según fuentes de la Guardia Urbana, una vez intervenidos estos vehículos, los propietarios pagan la tasa de la grúa, recorren la multa al contencioso y ponen, de nuevo, los patinete en la calle. La ordenanza municipal prevé un régimen sancionador que establece multas de hasta 100 euros por las infracciones de carácter leve, de hasta 200 euros para las de carácter grave y de hasta 500 euros para las de carácter muy grave. Así, según los datos facilitados por el ayuntamiento, el total de multas en los primeros cinco meses asciende, como mínimo, a 88.000 euros y puede llegar a los 440.000.

Las limitaciones de Madrid

En julio, el consistorio aprobó licencias para casi 7.000 motos eléctricas compartidas y 4.000 bicicletas de 'sharing', cifras que prácticamente doblan las que hay en la actualidad. Lejos aún de llegar de superar el límite de licencias, algunos agentes aseguran que el centro de la ciudad hay un alud de estos vehículos compartidos, en especial de motocicletas, que ocupan los escasos estacionamientos para las motos privadas. Fuentes municipales aseguran que estudian una nueva regulación para patinetes y coches compartidos, para ampliar la ordenanza en los próximos días.

Se trata de vehículos nuevos que han llegado con fuerza a las ciudades españolas desde hace dos años. La primera ciudad en regularlos fue Madrid este diciembre. El gobierno municipal de Manuela Carmena limitó entonces a un total de 10.000 los patinetes compartidos que se pueden alquilar en la ciudad y limitar la presencia de estos vehículos en cada barrio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?