Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Comienzan las obras de la planta de residuos de Dolores

Es la primera de las dos que necesita la Vega Baja, a la espera de la sentencia que dé vía libre a Vaersa para acometer la definitiva de Orihuela

El presidente del Consorcio de Residuos Vega Baja Sostenible, Manuel Pineda (i) y el vicepresidente y alcalde de Dolores, Joaquín Hernández (d). /

La mercantil Vaersa ha obtenido la licencia para empezar este lunes 19 a preparar la adecuación de la parcela en la que se ubicará la planta de transferencia de la Vega Baja, en Dolores.

De momento, esta instalación dará servicio a la zona norte de la comarca a falta de la planta de la zona sur, la llamada "solución definitiva". Ésta sigue pendiente de que el Tribunal Supremo resuelva el recurso de casación planteado, después de que el TSJ diera el pasado mes de abril la razón a la UTE formada por Cespa y el empresario Enrique Ortiz y le devolviera la adjudicación del plan zonal de residuos de la comarca, que le fue rescindida en enero de 2015 por parte del Consorcio de Residuos de la Vega Baja, entonces con mayoría del PP, por supuestos incumplimientos.

Los trabajos de la planta de Dolores tienen un coste de casi 203.000 euros y un plazo de ejecución de tres meses, y consistirán en mejorar el acceso rodado del pavimento, así como adecuar la parcela para cuestiones como el alcantarillado, suministro de agua potable, de energía eléctrica y alumbrado público.

Se prevé que la planta reciba unas 106.907 toneladas de residuos sólidos urbanos, voluminosos, fracción orgánica y podas procedentes de hasta una docena de localidades, entre ellas Guardamar del Segura, Rojales, o Torrevieja, además del propio municipio.

El alcalde de Dolores y vicepresidente del Consorcio Vega Baja Sostenible, Joaquín Hernández, asegura que con estas obras se comienza "a hacer realidad una planta de transferencia que será vital para la comarca de la Vega Baja", que creará hasta 18 puestos de trabajo y un impacto económico de un millón de euros, pero admite que se trata de una medida transitoria.

Y es que se sigue a la espera de la solución definitiva para toda la Vega Baja, la única comarca en toda la Comunitat que sigue careciendo de una instalación de este tipo, recuerda Hernández. Pero ésta solo podrá acometerse la Generalitat si la sentencia recurrida en casación en junio le es favorable, pues en caso contrario Cespa-Ortiz recuperaría sus derechos y "todo volvería al punto de partida, a pesar de la nueva ley".

De momento, en la planta de Dolores, la primera de las dos que hacen falta en la comarca, se compactarán los residuos que posteriormente se trasladarán a las plantas de tratamiento.

La parcela tiene 6.600 metros cuadrados y está ubicada en el polígono industrial del municipio, y allí se instalará una nave de 685 metros cuadrados.

Estos primeros trabajos se completarán con otros que tendrán lugar más adelante: la adecuación de accesos y también la instalación de la propia planta de transferencia, que necesitará para su funcionamiento un jefe de planta, dos administrativos, un oficial electromecánico, siete peones y siete conductores, aproximadamente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?