Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

El Sporting roza la proeza en Girona

Aitor García adelantó en el minuto 86 a un Sporting que jugó muchos minutos con diez, pero el equipo catalán empató tres minutos más tarde

Pablo Pérez protagoniza una acción de ataque en Montilivi. /

El Sporting sumó un valioso punto en su estreno liguero, al empatar a uno en un campo teóricamente difícil como Montilivi. Más mérito le da al punto el hecho de que los gijoneses tuvieran que jugar casi toda la segunda parte con uno menos por la expulsión, VAR mediante, del lateral Damián Pérez. Y también le confiere valor la sensación de que el punto sepa a poco porque, a pesar de los pesares, el Sporting pudo ganar el partido. El gol de Aitor García en el minuto 86 alimentó unas ilusiones que se vieron frustradas, solo tres minutos después, por el empate del Girona. Al menos el equipo rojiblanco sumó en el estreno y, aunque sea difícil de medir por las circunstancias, mostró un atisbo del cambio de filosofía que pretende este año, con una mayor apuesta por la posesión y el control del partido. En el debe, como cabía esperar, la preocupante falta de gol de los hombres de ataque, que desperdiciaron ocasiones clarísimas. Lo bueno, que Diego Mariño sigue marcando diferencias y la solvencia defensiva, con la grave excepción del gol catalán.

Apostó José Alberto López por una alineación en la que llamaba la atención la titularidad en la banda izquierda (el habitual agujero negro en las plantillas del Sporting) de Pablo Pérez. Ya es un clásico que el gijonés sea titular en la primera jornada, lleguen los fichajes que lleguen. El resto del once se aproximó al esperado: se resolvió la duda del centro de la zaga en favor de Borja López y el acompañante en el mediocampo de los (parece) intocables Javi Fuego y Manu García fue finalmente Nacho Méndez. En el Girona fue noticia la ausencia de Stuani, pendiente de resolver su futuro.

La primera mitad fue bastante tediosa, digna de una jornada inaugural. Sí sirvió para apreciar que este Sporting pretende ser "diferente" (en palabras del propio José Alberto) al de la temporada pasada. Quedó claro en la estadística: al descanso, el Sporting, jugando de visitante ante un recién descendido, ganaba en posesión al Girona (47-53). El equipo gijonés logró llegar al área bastante más que su rival, pero Pablo Pérez se mostró poco decidido en las dos ocasiones de las que disfrutó, Nacho Méndez se hizo un lío con un control de balón en el área y Djurdjevic volvió a demostrar durante el encuentro que lleva más peligro en acciones inverosímiles, disparos desde lejos con un defensa encima, que en acciones claras de mano a mano con el portero.

En la segunda mitad las cosas se complicaron para el Sporting. El Girona reaccionó y Diego Mariño tuvo que intervenir brillantemente para salvar al Sporting,ante un disparo a bocajarro de Borja García desde el punto de penalti. Además, el VAR actuó. Trujillo Suárez expulsó a Damián Pérez por una entrada sobre Borja García en la que el sportinguista levantó mucho la pierna. Ajustándose al reglamento, probablemente la decisión es acertada, aunque el lateral rojiblanco no tuviera mala intención y disputara la pelota. Pero, ¿no debería haber recibido mayor castigo el durísimo pisotón de Alcalá sobre el tobillo de Djurdjevic?

Con uno menos en el campo, José Alberto decidió sustituir a Manu García para recomponer la defensa, dando entrada a Unai Medina en el terreno de juego.

El Sporting pasó entonces a defender y esperar al Girona, pero sin olvidarse de salir a la contra. Tuvo varias ocasiones para marcar: un mano a mano de Djurdjevic con Juan Carlos, un disparo de Aitor García que se estrelló en el larguero tras golpear en Juanpe y, finalmente, el buen tanto del propio extremo onubense en una acción de libro: saque largo de Mariño, peinada de Pablo Pérez para Djurdjevic, que la bajó y se la devolvió a Pérez, quien abrió a la derecha para que Aitor se revolviera, recortara y disparara desde la frontal.

El éxtasis duró solo tres minutos, lo que tardó el Girona en empatar en una gran acción individual de Marc Gual que superó claramente a Borja López y acabó asistiendo a Borja García. Acabó sufriendo el Sporting en los últimos minutos, con un par de ocasiones más gerundenses, lo que hizo que el pitido final acabara siendo el alivio para un Sporting que, a pesar de los pesares, logró sumar en el primer partido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?