Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Un estudio de la UHU detecta partículas de las balsas de fosfoyesos a 500 metros

Suponen el 6% de las partículas frente al 24% del tráfico. Es la primera investigación sobre cómo afectan a la calidad del aire de Huelva.

Imagen área de las balsas de fosfoyesos. /

Investigadores de la Universidad de Huelva acaban de publicar un estudio en el que constatan que el 6% de las partículas del aire a 500 metros proceden de las balsas de fosfoyesos. Es la primera vez que se cuantifica cómo afectan al aire que respiramos. A 1,5 kilómetros no se han detectado, al menos directamente. Son datos que se acaban de dar a conocer en la revista Atmospheric Research y que responden a un trabajo de Raquel Torres-Sánchez sobre la Geoquímica y la contribución de fuentes de particulas de fosfoyesos fugitivas en Huelva.

El investigador y responsable del Centro de Investigación en Química Sostenible de la UHU, adscrito al CSIC, Jesús de la Rosa, ha explicado en Radio Huelva este estudio que ha consistido en la recogida de muestras de partículas de deposición entre los años 2014 y 2017 en las estaciones localizadas en el centro de la balsa 3 de fosfoyesos, en la estación ADIF-Cargo, el Campus Universitario del Carmen y Matalascañas. A 500 metros de las balsas, es decir, en la zona sur de la ciudad, se ha detectado ese 6% de partículas (principalmente sulfatos, fosfatos y fluoruros).  Son materiales que no están legislados en materia de calidad del aire y por tanto no hay motivos para la alarma, según de la Rosa. Además, es una cantidad inferior a la que provoca el tráfico (24%) o la calima atmosférica (40%).

El proyecto, financiado con fondos estatales (90.000 euros), es muy importante porque servirá como base para futuros estudios sobre cómo esas partículas pueden afectar a la salud y que, según avanzó en Radio Huelva el coordinador del comité de expertos de la Mesa de los Fosfoyesos, Juan Alguacil, serán objeto de estudio por parte de ese comité.

Jesús de la Rosa, no obstante, subraya que son datos con las balsas "estables", es decir, tal y cómo están. Y que será necesario implementar "estrategias de control y vigilancia" durante la restauración de las balsas para prevenir que esa presencia de partículas aumente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?