Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Odegaard firma el final de la maldición

El jugador noruego marca el gol de la primera victoria de la Real Sociedad esta temporada al culminar una contra espectacular. Triunfo realista por 0-1 en Mallorca, donde no ganaba desde el 2003

Odegaard marcó su primer gol con la Real Sociedad / ()

Ødegaard firma el final de la maldición txuri-urdin en Mallorca, donde no ganaba desde hace 16 años, y de pasó pone rubrica a la primera victoria de la Real Sociedad de Imanol Alguacil esta temporada. Su gol en la recta final del encuentro en Son Moix vale su peso en oro y permite a los realistas sumar tres puntos más que jugosos antes del derbi Vasco de este próximo viernes en San Mamés. El noruego resultó clave en el triunfo realista al rematar una contra de libro con la que marcaba su primer gol en Primera con la Real, algo que le permite seguir brillando en su estreno como jugador txuri-urdin. En la primera jornada destacó por su juego asociativo y en Mallorca por saberse sobreponer a un mal comienzo y su capacidad para conducir un contragolpe maravilloso, dando el pase en profundidad a Portu y llegando al área rival para rematar la jugada. Golazo con el que la Real suma cuatro puntos después de un partido muy trabajado, en el que fue de menos a más, con un arranque malo, pero en el que terminó imponiendo su mayor calidad al Mallorca.

La primera parte de la Real Sociedad fue para olvidar. Así. De forma literal. Al menos los primeros 30 minutos, fueron realmente malos de los de Imanol Alguacil. Incapaces de tener la pelota y espesos cuando la tenían como para asociarse en los metros finales, apenas tuvieron ocasiones de peligro. Menos mal que en defensa poco a poco se fueron ajustando, porque el inicio no pintaba nada bien, con varias concesiones que pudo solventar con acierto Moyá en su vuelta a casa. Le Normand y Zubeldia tuvieron que despertar para evitar que el Mallorca siguiera creciendo. Junto a ellos mejoraban algo, según pasaban los minutos, el resto de realistas, que dejaron muy claro que necesitan la pelota para lucir, no es esta Real un equipo que se sienta cómodo sin balón, al menos no lo estuvo en Mallorca.

Si Ødegaard, Merino e Illarramendi no se imponen con la posesión en la medular, ni Oyarzabal, ni Januzaj pueden romper en velocidad y apenas son capaces de entrar en juego, y Willian José está totalmente desasistido. Cuando el noruego empezó a aparecer en la mediapunta, la Real le cambio el color al partido y empezó a superar la tela de araña tejida por el Mallorca, que salió muy agitado al partido, pero poco más aportó, más allá de las galopadas sin destino alguno de Lago Junior. El último cuarto de hora de la primera parte ya dio la sensación de que la Real se parecía más a la Real que quiere Imanol. Un equipo asociativo y capaz de combinar por fuera y por dentro. Así llegaron las dos claras ocasiones de Oyarzabal con la que se llegaba al tiempo de descanso. Primero al rematar de cabeza un centro de Januzaj tras un buen desmarque entre líneas. Y Segundo tras plantarse delante de Reina con un buen desmarque a la espalda de la defensa bermellona. Su remate terminó pegando en el palo. Fue un buen epílogo de una primera parte que no había empezado precisamente bien.

En la segunda parte, la Real mantuvo la inercia del final de los primeros 45 minutos, y siguió monopolizando la pelota, ante un Mallorca contemplativo. El problema es que los realistas estuvieron muy tibios y no pudieron generar ocasiones de gol claras, salvo un remate mordido de Oyarzabal y un disparo desde fuera del área de Illarramendi. Esa falta de colmillo de los realistas provocó que el Mallorca se fuera rehaciendo con el paso de los minutos y tuviera una buena ocasión con un disparo al palo. Pero entonces Alguacil hizo dos cambios para intentar lanzarse a por la victoria. Salieron Isak y Portu, que terminó siendo decisivo en el resultado final. Porque el murciano debutaba con la Real protagonizando una contra de libro que supuso el 0-1 de Ødegaard. Sacó Moyá de portería a Oyarzabal, que vio al noruego en línea de tres cuartos, pasó en profundidad a Portu y éste le sirvió dentro del área para que Ødegaard con una acción brillante marcara el gol de la primera victoria de la temporada para la Real Sociedad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?