Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Victoria 'made in Mareo'

Los tantos de los canteranos Pedro Díaz y Manu García permiten al Sporting lograr un triunfo muy trabajado

A la tercera, fue la vencida. No fue fácil, se lo tuvo que currar, pero el Sporting logró por fin la primera victoria de la temporada en un partido de mucha brega, mucho trabajo, que hubo que madurar y que requirió de paciencia, mono de trabajo, pico y pala. Los buenos goles de dos guajes, uno recién llegado y otro retornado, permitieron al equipo rojiblanco imponerse al Albacete. Pedro Díaz abrió la lata y parece haber derribado la puerta de la titularidad; Manu García, que jugó de todo y que, con mucho más contacto con el balón, demostró la calidad que atesora, vio premiada su labor con el tanto que sentenciaba el partido. Tuvieron que ser dos jugadores de segunda línea con llegada, ante las dificultades que sigue teniendo  el equipo en la línea de ataque.

Vamos conociendo a este Sporting, al que le gusta salir a los partidos enchufado. El problema es que esa declaración de intenciones no se sostuvo en el tiempo. Solo lo justo para generar un par de llegadas, la primera tras un robo de Javi Fuego que Carmona centró con dificultades y Djurdjevic, también con apuros, disparó desviado. La segunda fue un disparo del propio Javi Fuego desde la media luna, tras el rebote de un chut de Molinero.

Y a partir de ahí, el partido fue plano. El Sporting no tuvo balón durante la primera mitad (el Albacete le arrebató la posesión), apenas ofreció profundidad y dejó muy poco fútbol, solo las muestras de calidad de un Manu García que está por encima de la media y que en este partido sí tuvo mucho más contacto con el balón. De sus botas salió un pase largo medido que habilitaba a Djurdjevic para plantarse ante el portero. Pero, para una vez que recibe en posición legal, el serbio volvió a demostrar que por ahora su nombre y el término gol no encajan en la misma frase. Se hizo un lío con el balón, no fue capaz de levantar la cabeza para apoyarse en un compañero y acabó disparando flojo entre las piernas de un rival y sin problemas para el guardameta rival.

Tuvo la suerte el Sporting de que el Albacete tenía mayor posesión pero sin apenas profundidad. El mayor susto lo dio el exrojiblanco Álvaro Jiménez en el minuto 44 y medio, con un disparo lejano que obligó a Diego Mariño a despejar de puños. Fue la última acción de la primera parte, porque el partido, por no tener, no tuvo ni añadido en la primera mitad.

Camino allanado

Tras el descanso el Sporting fue inclinando la balanza a su favor. Ayudó, claro está, el hecho de que Pedro Díaz marcara pronto, a los once minutos de la reanudación. Djurdjevic no marca, pero sí estuvo fino para bajar un pase largo, recortar y anticipar la intención de Pedro Díaz, que llegaba como un misil desde atrás para recibir en el área y batir al Albacete.

Con ventaja en el marcador, todo fue más sencillo. Sobre todo cuando esa ventaja ya fue holgada. Carmona aprovechó un fallo grave de la defensa del Albacete, cedió el balón a Manu García que buscó el hueco para sacar un disparo ajustadísimo al palo y sentenciar el primer triunfo. Un golazo de un jugador llamado a marcar la diferencia en la categoría.

Todavía en plena construcción, el equipo va sumando puntos. Eso no permite obviar lo que queda pendiente: ajustar el prometedor centro del campo y, sobre todo, subsanar las carencias en ataque. José Alberto López sigue haciendo encaje de bolillos para jugar con extremos pero sin extremos; este domingo tuvo que pasar a Aitor García a la izquierda (donde baja su nivel) para meter en la derecha a Carmona, discutidísimo por El Molinón. A Torrecilla solo le quedan unas horas para hacer los deberes o volver a fracasar en el intento. Y Djurdjevic sigue con la pólvora mojada. Con todo, el equipo ha sumado cinco puntos, que teniendo en cuenta el calendario que se ha superado, no está nada mal.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?