Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 17 de Septiembre de 2019

Otras localidades

El juez Alba condenado, se hizo justicia

La condena al juez Salvador Alba por prevaricación, cohecho y falsedad en documento público, que se conoció ayer, ha dejado claro que la justicia funciona en algunas ocasiones hasta con los poderosos, porque un juez también tiene mucho poder y no es fácil demostrar su culpabilidad cuando mete la pata hasta el fondo, por muchas razones.

 

La sala de lo penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias deja claro que el magistrado de la audiencia de Las Palmas estableció un complot, un plan malévolo vamos, para perjudicar y sacar de la política a su compañera magistrada en esos momentos diputada de Podemos por Las Palmas, Victoria Rosell, en el tiempo que la sustituyó en 2016 en el juzgado de instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria. En ese juzgado se investigaba al conocido empresario de la seguridad y también presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, por supuestos delitos contra la hacienda pública y la seguridad social. Hablamos del pago de las horas extras de los trabajadores por dietas, investigación que todavía no ha llegado a su fin.

 

Según la sentencia y gracias fundamentalmente a la prueba clave del procedimiento que ha sido validada por el alto tribunal canario, al haber sido dada por buena en el juicio por los peritos de la guardia civil, nos referimos a la grabación que hizo el empresario Ramírez al juez en su despacho, el tema no dejaba lugar a dudas. En definitiva en esa grabación se deja claro el plan, perjudicar a Rosell, dejando sobre la mesa que pretendía beneficiar al empresario en el caso de las horas extras porque este había tenido negocios con la pareja de la magistrada, el periodista Carlos Sosa, en relación con una emisora de radio.

 

Así que la grabación que realizó el empresario Ramírez ha sido crucial para la condena al juez a seis años y medio de cárcel, 18 años de inhabilitación y 60000 euros de indemnización por daños morales a la magistrada. El juez Alba probablemente recurrirá la sentencia ante el tribunal Supremo, tiene derecho a ello, y seguro que lo harán también el resto de las partes. Veremos si mientras se ejecuta o no la sentencia.

 

Quedan algunas cosas en el camino, en una sentencia esperada y para muchos cantada, aunque sin conocer la pena que iban a decidir los magistrados, porque la grabación era tan evidente que no dejaba lugar a muchas dudas.

 

Sobre las cosas pendientes, está lo que para muchos es la clave, quién se beneficiaba de este comportamiento delictivo que según dice el tribunal ha quedado claro que realizó el juez Alba. Muchos apuntan que el único beneficiado además del juez, ante futuros nombramientos dentro de la carrera judicial o eso se cree, era el exministro Soria que presentó una querella en el Supremo contra la magistrada que finalmente quedó en nada, pero que paralizó la actividad política de Rosell. A José Manuel Soria se le menciona en la sentencia en varias ocasiones pero no salió afectado en la causa. Aunque lo cierto es que gracias al documento falso emitido por el juez condenado, se nutrió la querella de Soria para perjudicar al Rosell.

 Así que ya tenemos la verdad de los jueces con la contundente condena a todo un magistrado, algo inusual en España, solo nos resta la duda si debe ser el único responsable del acuerdo corrupto del que habló el fiscal del caso, Vicente Garrido, que ha conseguido una condena muy potente, de eso no hay lugar a dudas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?