Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 21 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Teresa Rodríguez: "Sentí miedo porque estaba con tres señores voluminosos que consienten y ríen"

La acusación particular que ejerce la parlamentaria ha solicitado que sea condenado por un delito de abusos sexuales cuando, tras practicarse las pruebas, el Tribunal ha planteado que las partes pueden modificar sus conclusiones

ATLAS

"Sinceramente, fue una broma de mal gusto. Mi intención no fue molestarla. Se me ocurrió hacer eso porque lo hago muchas veces". Esas son las explicaciones que ha ofrecido el acusado, el empresario Manuel Muñoz Medina al Tribunal que lo juzga por haber simulado besar en la boca a la portavoz de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. Y luego ha añadido que ni la rozó ni la tocó. Rodríguez ha expresado que sintió "miedo" porque se vio " sola con tres señores voluminosos que consienten y ríen al ver cómo me agreden y parece que estaban contentos con la situación".

Muñoz Medina se enfrenta a un año y nueve meses de prisión por los supuestos delitos de atentado a la autoridad y contra la integridad moral. Y también a un supuesto delito de abusos sexuales por un tipo que conlleva la pena de prisión de uno a tres años para "el que, sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento, realizare actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona". Rodríguez ha pedido esta condena en el momento de plantear las conclusiones y después de que el presidente de la Sala, José Manuel de Paúl, haya recordado que cabía esa posibilidad.

En la grabación que recoge el momento, y que se ha visto como una prueba más, se observa como el acusado con los brazos en alto se abalanza sobre la parlamentaria, la toca, simula el beso y ella retrocede sorprendida.

Los hechos ocurrieron en la sede de la Cámara de Comercio de Sevilla. " Fue algo espontáneo en un entorno de confianza y amistad", ha señalado en otro momento. "Algo" que sucede días después de que le diagnosticaran un cáncer y después de haber bebido " unas copitas", ha justificado. El acusado ha incidido en que " el incidente" pasó " inadvertido" y en que la parlamentaria no realizó ningún " aspaviento" cuando él, " a distancia" besó su propia mano a la altura de la boca de Teresa Rodríguez simulando el beso y " sin agarrarla".

Teresa Rodríguez, en cambio, sintió que Muñoz " tenía los brazos muy largos" y ha dicho que hubo contacto físico y que él la "empujó y arrinconó". Una situación ante la que no tuvo " reacción externa"; aunque por dentro " estaba negra". Mientras, el entonces presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero y un vocal " parece que estaban contentos con la situación" que habían presenciado.

La parlamentaria de Podemos ha detallado el malestar que vivió en las horas posteriores. Asegura que sentía " ascos, vergüenza y consternación".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?