Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 17 de Octubre de 2019

Otras localidades

El hombre que hizo posible el milagro de César Manrique

El periodista Saúl García ha escrito el primer libro que aborda en profundidad la vida de Pepín Ramírez, "El hombre que convirtió a Manrique en César"

José Ramírez Cerdá /

Al César lo que es del César. Para el pueblo de Lanzarote, César Manrique es César, sin apellidos. Un mito, el artista total, el genio que soñó la isla utópica. Pero los Centros de Arte, Cultura y Turismo no habrían sido posibles sin el apoyo de su amigo Pepín Ramírez. Fue alcalde de Arrecife, Presidente del Cabildo y Senador por Lanzarote. Cérar y Pepín vivieron cerca, jugaron juntos, fueron juntos a la escuela y a la guerra. La amistad entre César Manrique y Pepín Ramírez fue determinante para el desarrollo de Lanzarote tal y como la conocemos. César creaba y Pepín, entonces Presidente del Cabildo, le ayudaba a hacer posibles sus creaciones.

El periodista Saúl García ha escrito el primer libro que aborda en profundidad la vida de Pepín Ramírez. "Nacieron con nueve días de diferencia y fueron grandísimos amigos. La historia de Pepín Ramírez y César Manrique es en gran parte una historia de amistad", explica Saúl. "César tenía verdadera devoción por Pepín y por Conchita, la mujer de Pepín", recuerda el ex Presidente del Cabildo, Enrique Pérez Parrilla. "Pepín actuaba de hermano mayor, le hacía caso a César porque era el artista, pero tenían una relación de hermanos", añade.

Pepín fue un hombre tímido e introvertido, pero tremendamente honesto y generoso. Así le describen quienes le conocieron. Tenía mucho sentido del humor y un componente "pícaro", explica Parrilla. "Era muy ocurrente, socarrón y con sentido del humor, pero en cuanto había más de dos personas ya no intervenía", explica el autor de su biografía. La obra de Saúl García se presentará el próximo jueves a las siete de la tarde en la Fundación César Manrique. Con motivo del debate que se celebrará en la Sala José Saramago de la FCM el miércoles, Enrique Pérez Parrilla y Saúl García debaten en la SER sobre esta figura tan importante para Lanzarote.

En una entrevista realizada por el fotógrafo Linus Jauslin a finales de los noventa, el artista total, César Manrique, se refirió a Pepín Ramírez como: "un presidente lleno de una enorme confianza hacia mi. Todo lo que yo le dije lo realizó con una enorme confianza hacia mi además de ser un presidente con una visión extraordinaria y sobre todo con una gigantesca honestidad. Esas son las grandes virtudes de un presidente ejemplar como ha sido Pepín Ramírez", le dijo César Manrique al fotógrafo.

Pepín Ramírez se enfrentó a una vida llena de dificultades

José Ramírez Cerdá sufrió jaquecas desde muy joven, que le obligababan a estar en silencio y en absoluta oscuridad durante horas. Atravesó varias depresiones y asistió al fallecimiento de dos de sus hijos, a causa de la hidrocefalia, tras una vida llena de complicaciones. "Se vino a recuperar para presentarse al Senado en 1982, y esa fue su última decepción, porque tenía la ilusión de hacer grandes cosas como hizo en el Cabildo, pero el Senado no permitía eso", explica Saúl. "La legislatura terminó en 1986 y él decidió quitarse la vida el primer día de 1987", añade el autor.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?