Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Amor sin límites ni contrato

En nuestra sección " En profundidad" hoy conocemos la vida de una cuidadora de ancianos a domicilio. Un sector en el que ellas son mayoría, y las más de las veces sin contrato

María y la persona a la que cuida en su casa /

La llamaremos María. Por supuesto, tiene nombre, pero no es ése. No lo revela porque hacerlo podría causarle problemas. María trabaja cuidando a una anciana que tiene 94 años. Cobra semanalmente porque así lo ha acordado con la familia, 150 euros por jornadas de 4 horas cada mañana, y una hora más, o dos, por las tardes. Las noches van aparte, y por ellas percibe 20 euros. Noches en vela, llenas de agitación y muchas veces de fantasmas de un tiempo que se extingue

María y la persona a la que cuida en su casa / Mario Carrero

La historia de María no es solamente suya. Hay muchas como ella, personas, casi siempre mujeres, que acuerdan directamente sus condiciones, sin convenio, sin sindicatos, sin seguro, con los propios mayores o sus familias. Trabajan sin dar de alta en la Seguridad Social. Y, por supuesto, no cotizan. Muchas veces, a la espera de un trabajo mejor. Otras, porque no hay alternativa 

María no ha cumplido los 50 años. Lleva más de cinco cuidando ancianos. Haciendo con ellos todo lo que les hace falta. Pasando de ser una desconocida a una de las personas que más tiempo pasa con ellos. Cogiéndoles cariño. Porque al final, independientemente de la necesidad, del salario o del contrato, también en esto, el amor lo es todo 

No tiene contrato ni figura en las estadísticas laborales, pero pocos trabajos hay más necesarios y más dignos que el de María. Que el de todas las Marías.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?