Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 25 de Enero de 2020

Otras localidades

Antoñín, de recogepelotas y canterano del Schalke a debutar con el Málaga

El atacante malagueño, que tuvo sus primeros minutos en Albacete, sueña con debutar en La Rosaleda; cuenta el trato de Víctor, su experiencia en Alemania y se define como jugador

Antoñín, el último canterano en debutar con el Málaga /

Antoñín, la última irrupción joven del Málaga, aporta sus primeras palabras después de debutar oficialmente con el club. Lo hizo en el Carlos Belmonte, en la jornada 7, entrando en el minuto 58. "El míster es una persona muy cariñosa con todos. Me dijo que estuviera tranquilo y que jugase como lo hacía de pequeño", dice de Víctor Sánchez del Amo, al que le bastaron tres entrenamientos para convocarlo. Porque destacó por encima de los Keko, Rolón o Hugo en todos ellos.

Nacido en el 2000 y forjado en el barrio malagueño 26 de Febrero, equipo en el que se salió con velocidad, potencia y definición. "Cada carrera hacia el área ya sabías que acababa en gol", cuentan los que lo vieron jugar en sus inicios. Antes de partir hacia Alemania para fichar por la cantera del Schalke 04, un periplo corto, pero que le sirvió para curtirse.

"Fue una experiencia corta, pero una más en mi vida. Todo era complicado, el idioma, que era muy pequeño y estaba solo... Pero en Alemania la cantera está muy mimada", asegura el extremo-delantero. Recuerda con nostalgia su pasado y el camino hasta llegar a un sueño que puede cumplirse pronto. "Un día estuve de recogepelotas, recuerdo a Fede Ricca pidiéndome la pelota en la banda. Mi sueño desde pequeño es jugar a La Rosaleda".

Su ídolo, Cristiano Ronaldo. Por mentalidad y esas "ganas de ganar siempre". Su principal apoyo, Luis Muñoz, un hermano para él. "Llevo desde pequeño criándome con él en el 26 de Febrero", rememoraba.

Es uno de los miembros de la camada de filiales que entrenan cada semana para ganarse un puesto en un Málaga de plantilla corta. "Hugo, Ramón, Kellyan, Hicham... tengo muchos recuerdos con ellos en hoteles, viajes, entrenamientos". Ahora, todos ellos entrenan para convencer a Víctor.

En Albacete acabó en la banda izquierda, escorado, para aportar ese uno contra uno que parece haberse diluído con la marcha de Ontiveros. Antoñín no se complica a la hora de definirse: "Soy un jugador con velocidad, luchador y que nunca da un balón por perdido". Incertidumbres externas aparte, y malos resultados hacia un lado, el Málaga tiene algo por lo que ilusionarse este año. El gran nivel de su cantera.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?