Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 17 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La agonía de vivir sobre un prostíbulo

Las vecinas del edificio ubicado en València denuncian que los puteros las acosan y las persiguen pensando que son prostitutas

Local de la Calle San Pedro Pascual 7 de València donde los vecinos denuncian que se ejerce la prostitución /

Desde hace años los vecinos del número siete de San Pedro Pascual, en la plaza Rojas Clemente de València, vienen denunciando que en el bajo de su finca se ejerce la prostitución lo que supone una situación de inseguridad e insalubridad no solo para los inquilinos del edificio sino para todo el barrio. La entrada y salida de personas en el interior del local con una única puerta metálica es incesante, según cuentan a la cadena SER, así como los ruidos a todas horas.

La presidenta de la comunidad de vecinos, Chelo, nos cuenta además que todas las vecinas viven inseguras ya que se han visto acosadas y perseguidas por los puteros que rondan la calle, pensando que son prostitutas, incluso menores de edad.

El local se encuentra justo ante el parque infantil de la renovada Plaza Rojas Clemente, un hecho que estos vecinos han sumando a la multitud de denuncias que han tramitado desde hace meses ante el ayuntamiento, Policía e incluso el juzgado, sin tener una solución a día de hoy.

Finalmente han optado por colocar carteles en toda la fachada señalando que en el bajo del edificio se ejerce la prostitución. Unos carteles que en algún caso no han durado ni 24 horas, ya que durante la noche alguien las ha tapado con pintura.

Cartel que han colocado los vecinos para denunciar la situación antes y horas después pintado y tachado / Radio Valencia

Según las primeras averiguaciones de los propios vecinos el propietario del local tiene licencia de almacén de ropa, está al tanto de todas las denuncias y desde hace meses ha dejado de acudir a las reuniones de vecinos y atender a sus requerimientos.

Estos vecinos añaden que hay más hechos denunciables como el peligro que supone cuando el propietario mete varias botellas de butano cuando llega el invierno para usarlas de calefactor o los últimos casos de estancamiento de las cañerías por la cantidad ingente de toallitas húmedas que se desechan desde este bajo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?