Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Sin acierto no hay victoria

El Oviedo, que empató a uno frente al Numancia, perdonó muchas ocasiones y lo terminó pagando caro con otro gol encajado en el último minuto.

Bárcenas celebra su gol junto a Tejera /

El Oviedo careció de puntería. Los azules, que crearon las ocasiones suficientes para haber dejado resuelto el partido mucho antes, recibieron de nuevo un gol en el minuto 90. De esta forma, el equipo carbayón termina una semana sin perder, con 5 puntos sumados de 9 posibles, pero sin abandonar el último puesto.

Este Oviedo ha mejorado. Ofrece otra imagen, se ve una evolución y da la sensación de que el camino de la intensidad y el trabajo que ofrece es el que tiene que seguir. Sin embargo, le siguen faltando pequeños detalles que marcan las diferencias en el fútbol. Se nota que el paso de los minutos, y a pesar tener el marcador a favor, no ayuda a ver una versión más suelta de los jugadores. La situación clasificatoria influye mucho en estos casos y se ve que los futbolistas no terminan de estar cómodos en el terreno de juego.

Escucha aquí la rueda de prensa de Javi Rozada:

Una primera parte llena de ocasiones y ritmo por parte de los locales, dio paso a un segundo tiempo donde el Numancia se creyó que podía empatar el encuentro con muy poco. Sin llegar a someter a los ovetenses, el cuadro soriano tuvo sus oportunidades para haber marcado antes del tanto de Carlos Gutiérrez. Al Oviedo le faltó estar mejor colocado sobre el terreno de juego porque no logró ganar las segundas jugadas, lo que hacía que el balón le durase poco, y no tuvo la concentración suficiente en momentos puntuales. Un aspecto, este último, que sigue siendo un problema importante.

Javi Rozada introdujo 3 cambios en su once. Lolo, Berjón y Joselu fueron las novedades en el equipo titular, pasando así a jugar con un 4-4-2 como sistema. Empezó el partido con el susto de Héctor Hernández que se tuvo que retirar del terreno de juego por un fuerte golpe con el hombro de Bárcenas. El defensa, dolorido de su pómulo derecho, abandonó el campo en camilla. Debido a este contratiempo, el encuentro comenzó con poco ritmo, pero el Oviedo subió una marcha más que pronto se tradujo en ocasiones.

Después de unos minutos en los que era claro dominador del choque y tras dos balones al palo, uno de Joselu y otro de Sangalli, en el 16 del primer tiempo llegó el tanto de Bárcenas. Segundo gol del panameño en cuatro días que solo tuvo que empujar el balón llegando desde atrás después un centro raso que puso Saúl Berjón. Una asistencia más del ovetense que, desde su banda, llegó casi todo el peligro del equipo.

La variedad de registros en los pases que maneja el extremo, y con ambas piernas, siembra el desconcierto en la defensa rival y provoca una gran cantidad de remates en sus compañeros. En otra acción de Saúl llegó una nueva oportunidad muy clara de gol. En esta ocasión después de un remate de Ortuño que se escapó por centímetros cuando Dani Barrio ya estaba batido.

Primer tiempo tranquilo con una versión sólida y eficaz del Oviedo donde incluso pudo irse al descanso con una ventaja mayor. Los azules no pasaron ningún apuro gracias al trabajo defensivo de todo el equipo que no cometió ningún error.

La segunda mitad tuvo un tono diferente. El Numancia se estiró en busca del empate y el encuentro entró en una dinámica de poco control por ambos equipos, de varias imprecisiones y con escasos acercamientos en ambas áreas. Con el Oviedo saliendo a la contra, el equipo soriano fue creciendo en el partido y hubo tramos en los que encerró al conjunto de Javi Rozada en su campo. Lo cierto es que Sergio Tejera tuvo, por dos veces consecutivas, la posibilidad de sentenciar el choque, pero una vez el larguero y otra Dani Barrio, evitaron el tanto del centrocampista.

El Oviedo seguía sin cerrar el marcador y corría el peligro de que el Numancia, en cualquier acción aislada, pudiese dar algún susto. Y antes del que se produjo en el minuto 90, Champagne tuvo que emplearse a fondo con 3 grandes intervenciones para salvar a los suyos. Y ya cuando todo parecía que se iba a quedar la victoria en el Tartiere, un disparo desde fuera del área golpeó en Christian y el rebote le favoreció a Carlos Gutiérrez que llegó al rechace libre de marca y no perdonó prácticamente sobre la línea de gol.

Sensaciones diferentes, resultados similares. Eso es lo que le está pasando al Oviedo desde la llegada de Rozada. El conjunto carbayón merece más, pero no termina de creérselo. Oportunidad perdida de haber sacado la cabeza de la parte baja de la tabla, pero que tendrá una nueva revancha el próximo domingo en el Carlos Belmonte contra el Albacete, encuentro que se perderán Bárcenas, convocado con Panamá, y Ortuño, debido a la 'cláusula del miedo'.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?