Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

Empate a nada entre UCAM Murcia CF y Real Murcia en La Condomina

Los universitarios fueron muy conservadores en su juego y el equipo pimentonero supo taponar bien la salida del rival con una presión alta durante todo el choque

Higón e Iván Pérez en un lance de juego /

Murcia supo a derbi, emociones y nostalgia. La grada de La Condomina se tiñó de grana al cántico de "es nuestra casa", en referencia al histórico coloso murcianista. Johan fue titular por una sobrecarga de Gurdiel. Viti quedó relegado al banquillo y Galas regresó al lateral izquierdo.

Chavero puso el primer susto en la parroquia pimentonera a los siete minutos. Un centro colgado al área en el que Lejárraga no se entendió con Antonio López. El meta barrió en la salida a su compañero y el balón acabó despejado por la zaga del Murcia. La pizarra universitaria dibujaba un 4-2-3-1 con Aketxe como único punta, por detrás a Camacho e Higón escorados a banda y de media punta Chavero. En la retaguardia, de centrales, Hugo Álvarez y Vicente Romero. De enganche para los centrales Carlos López y Rafa de Vicente.

En el esquema de Adrián Hernández se consolidaron los tres centrales con Antonio López, Armando y Edu Luna. Los carriles fueron para Álvaro Rodríguez e Iván Pérez. Repitió en el medio con Manolo y entró en los planes del técnico Juanma Bravo de inicio. El centro del campo fue para Josema y Marco Legaz con Curto arriba.

El conjunto pimentonero lo intentó con el propio Josema en un rechace después de un libre directo que le costó la amarilla por mano a Rafa de Vicente. Fuerzas muy equilibradas en ambos equipos en el ecuador de la primera mitad, el UCAM se caracterizó por la extrema prudencia y no conceder espacios al rival. El Murcia realizó una presión muy alta que dificultó la salida de balón universitaria.

El partido se empezó a calentar, una dura entrada de Marcos Legaz a Johan, le costó al primero una amonestación y la respuesta dela grada universitaria. El ambiente de La Condomina puso todos los ingredientes a un partido de este nivel, siendo el que tomó la iniciativa en la presión el Real Murcia, sobre todo en el útimo cuarto del campo, asfixiando al UCAM que comenzó a acusar errores y despistes en la recepción de balón. Siendo un choque más físico y táctico, pero con escasas ocasiones claras, ambos conjuntos se marcharon al descanso.

En la reanudación de marchó del campo Legaz y Melgar recogió su testigo en el verde. En la acción posterior al cambio, Carlos López, tras un encontronazo en un lance de juego, fue sustituido y abandonó el césped de La Condomina. Entró en el verde Viti, que recaló en el lateral izquierdo. El sitio de Vicente Romero en el eje de la zaga lo cogió Galas y Romero ocupó el de Carlos López, idéntico 4-4-2.

Llegó a raiz de la entrada de Melgar la primera gran ocasión grana. A los 12 minutos del segundo periodo estuvo a punto de abrir el marcador Álvaro Rodriguez a favor del Real Murcia, un tiro raso y lejano que cruzó la meta de Iricibar pero se marchó desviado. El turno de cambios en el UCAM continuó con la marcha de chavero para que entrase Manu Justo.

Llegados a este tramo, con el partido totalmente abierto en el ecuador de la segunda parte y las ocasiones brillando por su ausencia, un tímido disparo de Manu Justo con una buena combinación entre Viti e Higón no llegó a poner en demasiados apuros a Lejárraga, que atrapó en dos tiempos el balón. Johan en la jugada posterior, con descaro, chutó en un rechace que se marchó desviado por poco.

En la media hora de juego, el equipo pimentonero hizo un nuevo cambio. Curto abandonó el campo y su lugar fue ocupado por Toril. Más pólvora en un cambio natural que remarcó la idea clara de Adrián Hernández de ir a por el partido. Rubén Albés también hizo cambios, Mayoral entró en la lanza de ataque por Aketxe, que dio todo en el encuentro y no se dejó absolutamente nada. Solo le faltó el ansiado gol que necesita para recuperar la confianza.

Al filo del minuto 40 de la segunda parte, Galas fue expulsado por doble amarilla al cortar una contra decisiva del Real Murcia. Aplaudido por el público universitario, se marchó el futbolista muy enfadado y sin estar de acuerdo con la decisión. Los cinco minutos finales eran de súbita importancia para el devenir del resultado final. Vicente Romero retrasó su posición de enganche para regresar al centro de la zaga en detrimento de su compañero expulsado.

La ocasión más clara pudo decantar la balanza, un potente disparo de Peque que golpeó en el larguero de Iricíbar y puso la lágrima en la grada del UCAM, aunque no llegó a trascender. Sin tiempo para más ocasiones, ambos equipos se marcharon de La Condomina con reparto de puntos y empate a cero.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?