Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 24 de Octubre de 2019

Otras localidades

El paraíso de colores de Adrián Torres

El pintor gaditano reparte la energía positiva de sus obras gracias a su proyecto Riding Colors

Adrián Torres posa ante una de sus creaciones en su estudio de Conil (Cádiz) /

Desde la azotea de Adrián Torres (Jerez, 1982), casi se toca el paraíso. Se ve el apabullante blanco de las casas encaladas. El azul de un bravo mar que se despide del verano. El amarillo de una arena que sacude el viento. El gris, el verde, el rosa, el naranja, el rojo de su cielo. Y en esa tranquila y hermosa paleta de colores que es Conil (Cádiz) ha encontrado él su particular refugio. "Uno siempre tiene que tener un sitio donde volver". Bajo esa azotea, pegado al río Salado, con vistas que se pierden al infinito del océano Atlántico, tiene Adrián Torres su estudio, salpicado de manchas multicolores, con aires de bohemia y exprimido de energía. Solo energía de la buena. "Cuando estoy mal no me gusta pintar". Formado en la escuela de Bellas Artes de Sevilla, ha conseguido hacerse un hueco y un nombre en la pintura española. Popular gracias a sus retratos, como los de Shakira o Eva Longoria; admirado por sus murales, con los que su obra impacta en ciudades de todo el mundo; cree en el arte por el arte. Pero también quiere que el arte mejore la vida de la gente. Por eso, desde hace años, y mientras pueda, mantiene vivo su proyecto Riding Colors: la oportunidad de que escuelas, orfanatos, hospitales o cárceles se llenen de la energía de su pintura.

Pregunta. Sus padres de San Roque, usted de Jerez, ahora residente en Conil. ¿Cuánto de la provincia de Cádiz hay en su obra?

Respuesta. Yo creo que bastante. Siempre me ha influido la luz, el color, la energía que tiene la gente aquí, la alegría. Todo eso trato de reflejarlo en mi obra.

P. Usted se formó en Sevilla. ¿Cuándo se dio cuenta de que realmente servía para esto? 

R. Dibujar, he dibujado siempre, desde pequeño. Tengo dibujos desde que estaba en la guardería. A mí lo que siempre me ha gustado es dibujar cómics. Me inventaba personajes, superhéroes, tipo X-Men o Los Caballeros del Zodíaco. Siempre me había gustado dibujar. Cuando tuve que elegir carrera no me llamaba la atención ninguna. No quería Bellas Artes porque no veía salida profesional, pero al final pensé que hay que hacer lo que te guste, porque si no, no lo iba a disfrutar. Y así empecé la carrera.

P. ¿La pintura es una vía de escape o, al contrario, una forma de afrontar el mundo?

R. Yo, sobre todo, lo veo como una forma de expresarme, de expresar la energía que llevo dentro, de cómo veo las cosas y como veo el alrededor. Me gusta la energía, la energía que tiene cada persona. Siempre trato de pintar, a diferencia de otros, cuando tengo buen ánimo y expresar cosas buenas. No me gusta sacar sentimientos malos. Cuanto estoy mal no suelo pintar porque no me gusta lo que veo.

P. ¿El arte debe ser comprometido?

R. Yo pienso que eso depende de cada uno. Yo creo que cada artista debe hacer lo que sienta, la verdad. A veces el arte puede ser contemplativo. Tampoco tiene por qué tener un significado tan profundo. A mí, a veces, me cansa, porque ya bastantes cosas tenemos en la vida, bastante información, bastantes protestas para que encima un cuadro te esté diciendo que está en contra de algo. A mí a veces me gusta el arte por el arte y disfrutarlo.

P. Usted sí ha utilizado el arte con un objetivo solidario, para ayudar a los demás, a gente que lo necesita en su proyecto Riding Colors. ¿En qué consiste? 

R. Empecé hace cinco años, a raíz de un viaje que inicié por el sudeste asiático. Comencé en la India en la Fundación Vicente Ferrer y allí tuve la posibilidad de ayudar a través del arte. Fue mi primer proyecto, pinté un centro de niños con parálisis cerebral. Fue como una revelación. Vi que a través de la pintura podía ayudar a los más necesitados. Podía a través del color darles energía, calmarles, enseñarles los colores... Fue una experiencia que me gustó mucho, encontré un nuevo sentido al arte que nunca le había dado. Continué mis viajes y en cada país colaboré con varias organizaciones. Y he hecho de todo tipo: orfanatos, escuelas, residencias de ancianas, cárceles, refugios de animales. Me llena muchísimo y espero poder seguir haciéndolo toda mi vida.

P. Entonces va a continuar. ¿De qué forma? ¿En qué país?

R. Tengo dos proyectos en mente. Uno para una cárcel de Aranjuez (Madrid) con 1.200 presos, y otro con el Centro de Ayuda al Refugiado (CEAR), aunque aún no tenemos claro en qué centro vamos a hacerlo.

P. De todos los momentos que le habrá proporcionado Riding Colors, ¿con cuál se queda?

R. Son muchísimos momentos, es complicado elegir uno. Así de emoción fuerte fue el primero. Cuando llegué y vi una niña tirada en el suelo, nadie le hacía caso, no estaba limpia. Y la gente lo veía como algo normal. Me impactó bastante. Lo comparé con amigos míos que tienen niños y me cuentan sus problemas, y, evidentemente, sus preocupaciones eran muy distintas de las necesidades que había allí. Me preocupa esa situación, cómo te afecta el lugar en el que naces y las cosas que te pasan por nacer en un sitio u otro. También ha habido momentos alegres. He hecho proyectos muy bonitos: ver niños que no quería colaborar, que estaban en un rincón, no te saludaban ni hablaban y, al final, se van acercando y acaban pintando. La gente de allí se sorprendía porque hasta ese momento ese niño no había hablado. Eso te reconforta y notas que las cosas que haces valen para algo. 

P. Su popularidad creció muchísimo cuando Shakira compartió en sus redes sociales y la agradeció el retrato que usted de la había hecho. ¿Cómo fue ese momento?

R. Es un ejemplo de que cuando las redes sociales se usan bien tienen un impacto muy positivo. Fue casi por casualidad. Ese cuadro no era para ella, era para otro cliente que me lo encargó. Lo había subido a Internet una vez y no tuvo mucho impacto. Después lo puse una segunda y no sé cómo pero ella lo vio y lo compartió. Fue una cosa brutal, el amento de número de seguidores, la de gente que me ha escrito de todo el mundo, salir en noticias de muchos países. Sorprendido porque nunca sabes la difusión que puedes tener. Instagram te da una difusión que no te puede dar ninguna galería. Shakira tiene 37 millones de seguidores y es brutal que tu obra pueda llegar a tanta gente y la respuesta sea muy positiva.

P. Y también ha hecho retratos de Eva Longoria, Cristiano...

R. Sí, los retratos me encantan. A veces son encargos, a veces son acciones hechas para una fundación, como fue el caso de Eva Longoria. Estoy viajando mucho y no puedo hacerlos a menudo.

P. También tuvo mucho impacto el trabajo realizado para la portada del disco de Vanesa Martín. ¿Cómo fue ese proyecto multidisciplinar?

R. Casi se cumple un año y recordándolo fue una experiencia maravillosa. Fue una experiencia completa: la portada, el interior, ella hizo una performance, nos pintamos... Como artista me dieron libertad absoluta y resultó una pasada. Es algo que también te permite que te conozca mucha gente. Lo disfruté mucho y estoy muy agradecido.

P. ¿Qué le aporta Conil?

R. Me da mucha tranquilidad. Yo viajo mucho pero siempre necesitas un sitio donde volver a recargarte. A mí me encanta dar paseos por la playa, los atardeceres... Ya con eso te limpias y te deja listo para empezar otras obras.

P. En Conil, cerca de su estudio, ha quedado como emblema del pueblo su mural de las vacas junto al río Salado. ¿Qué le aportan estos murales?

R. Los murales los llevo haciendo hace poco y ya me gusta más que pintar cuadros. Es una experiencia completa. Están en el exterior, sientes el viento, el sol... Lo ves todo de otra manera, eres más libre. Me gusta mucho pintar en formato grande, es una pasada la libertad y el cómo te puede mover. También me gusta el impacto que tienes en la gente. Estás dejando una obra en medio de la gente, que afecta de forma positiva, que tiene una repercusión bastante grande. Me interesa seguir por ese camino, seguir haciendo cosas lo más grande que pueda.

P. ¿Y el próximo?

R. Tengo proyecto en Dallas.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?