Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

Hospital Psiquiátrico de Álava: la actividad como terapia

El centro psiquiátrico traza planes individualizados con cada paciente con el objetivo de dotarle de herramientas para una vida autónoma en comunidad a través de actividades que van desde el ejercicio físico al conocimiento de las emociones

Julene Orruño, Leire Aldeano, Blanca Revuelta. Hospital Psiquiátrico de Álava /

Escucha aquí el encuentro que hemos mantenido con tres de las profesionales del Hospital Psiquiátrico de Álava: la doctora Blanca Revuelta, psiquiatra del Área de Rehabilitación Intensiva; Leire Aldeano, supervisora de Enfermería del Área de Rehabilitación Intensiva 1 y Julene Orruño, supervisora del Servicio de Terapia Ocupacional. Realizamos la visita al centro en el contexto de la celebración de su 25 aniversario y con el objetivo de conocer cómo ha evolucionado la atención a los pacientes en las últimas décadas y cuál es el día a día en este hospital que se reivindica como un espacio de "paso", donde se trata de que las personas usuarias recuperen su estabilidad y se hagan con las herramientas necesarias que les permitan desarrollar una vida integrada en comunidad.

Hace tres años el Hospital Psiquiátrico inició un nuevo camino. A través de un proceso en el que participaron los diversos profesionales del centro, se marcó una nueva filosofía de acción, una nueva hoja de ruta que se recoge en el concepto 'rehabilitación psicosocial'.

Significa -en términos llanos- que a los pacientes hay que atenderles desde el punto de vista de la estabilización de su enfermedad, de la terapia con fármacos y que -junto a eso- es imprescindible marcar para cada cual un camino de reincorporación a la sociedad. Individualizado y sin imposiciones. Asegura la doctora Revuelta que desde que llega, al paciente se le concibe ya fuera del psiquiátrico y que todo lo que se hace dentro y fuera del psiquiátrico durante su estancia se dirige a potenciar las condiciones y habilidades necesarias para que pueda desarrollar una vida autónoma en comunidad. Es un proceso largo y de acompañamiento en cada paso y en el que intervienen multitud de profesionales de dentro del psiquiátrico y de los diferentes recursos y entidades externas. La coordinación entre unos y otros es fundamental.

La actividad es terapia

Para avanzar en ese camino hacia la autonomía vital, en el psiquiátrico se echa mano de mil y una actividades; aseguran sus profesionales que la actividad es terapia. Y no se trata de hacer por hacer, matizan; se trata de ofrecer a las personas usuarias posibilidades para encontrar la motivación, la autoestima o la sociabilidad que han perdido y que tienden a perder condicionados por su enfermedad. Una actividad motivadora permite -aseguran- un 'enganche' con la vida que tiene efecto rebote también en el recorrido y cuidado de la enfermedad.

El ejercicio físico, por ejemplo, es una de las herramientas que más usan. Julene Orruño, del Servicio de Terapia Ocupacional, explica que hay estudios científicos que avalan que la actividad física, incluso la intensa, tiene efectos positivos en la salud mental y cognitiva. Así las cosas, en el hospital están participando con la UPV-EHU en un proyecto de investigación al respecto.

Al ejercicio físico se suman otras actividades en los huertos de Olárizu, en la piscina o en el Anillo Verde, amén de otra serie de talleres en el propio hospital en los que se trabajan las emociones o el conocimiento de la propia enfermedad.

Cuando el paciente ha experimentado una evolución positiva, se puede plantear un alta. Una salida del centro no se da de la noche a la mañana, explica Leire Aldeano, supervisora de Enfermería; se realizan incluso ensayos de alta en los espacios en los que la persona usuaria se pretende desenvolver una vez fuera del psiquiátrico.

Se producen evoluciones que, confiesan las profesionales del psiquiátrico, se antojaban en un principio imposibles. Cuentan el caso de un usuario que no se motivaba con nada. Nada. Este verano ha iniciado por medio de la asociación ASAFES un experiencia laboral que le ha aportado esa chispa que necesitaba y una mejor autoestima. El cambio ha sido radical, dice la doctora Revuelta. 

En lo que aún falta mucho recorrido es en lo que se conoce como 'espacio sociosanitario'. Lo que hay fuera del psiquiátrico. Ahí faltan -apuntan- recursos, sobra la burocracia y permanecen los estigmas sociales. Y el caso es que los apoyos del contexto familiar y social son fundamentales para que después de haber logrado avanzar en ese camino de superación no se den pasos atrás.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?