Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 17 de Octubre de 2019

Otras localidades

El fútbol en Islandia

El vigués Diego Diz, ex del Rápido Bouzas, repasa su inolvidable estancia de tres meses en el UMF Grindavik

Con 27 años, Diego Diz decidió probar suerte el pasado mes de julio en Islandia, concretamente en el Grindavik de la primera división local (Pepsideild). Una aventura muy bien pagada para un futbolista con experiencia en Segunda B, con alojamiento, comida y coche incluidos en el contrato. Allí se encontró un vestuario con muchos jugadores extranjeros, dos de ellos españoles, y un club con buenas instalaciones. Lo más diferente, el estilo de juego: primeras partes cerradas y segundas de correcalles.

A pesar de que el fútbol es un deporte al alza en Islandia, la asistencia a los estadios es baja, algo que pudo comprobar el jugador vigués de primera mano en Grindavik, en un campo con asistencia similar o inferior a la del Rápido de Bouzas, su anterior club, en el Baltasar Pujales en la división de bronce.

Islandia es un país peculiar como lo demuestra el hecho de que en la casa que vivía tenía dos plantas: en la alta compartía piso con tres compañeros de equipo y en la baja estaba la comisaría de policía de Grindavik.

La aportación del centrocampista olívico en once partidos no fue suficiente para evitar el descenso del Grindavik a segunda división. Los resultados fueron el único pero de su primera experiencia en el extranjero.

De vuelta en Vigo, Diego Diz entrenará con el Choco mientras busca equipo en el extranjero, sin descartar un regreso a Islandia, un país del que vuelve con un buen nivel de inglés y muchos recuerdos en tres meses, entre ellos haber visto una aurora boreal.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?