Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La pobreza cercana

La Firma de Pedro Brouilhet

"¡Aquí no hay pobres!"; "En nuestra tierra no hay personas que lo pasan mal"; "Nadie muere de frío"; "Los que no trabajan es porque no quieren"; "Hay mucho vago"; Son algunas expresiones que escuchamos a veces en las tertulias de bar o en conversaciones en las tiendas o supermercados.

En muchas ocasiones reducimos la pobreza a no tener comida o no poder satisfacer las necesidades básicas.

Recordar que en nuestro país hay muchas personas pobres, muchas más de las que pensamos, con rostros y nombres concretos. Hombres y mujeres que viven situaciones de dolor y exclusión. Miles de seres humanos con unas situaciones laborales indignas. Jóvenes con un futuro poco esperanzador. Personas que son consideradas un número, a las que se han quitado los derechos fundamentales. También hay hombres y mujeres que son poco acompañadas en su enfermedad o su ancianidad.

A lo mejor alguna es una vecina suya con la que se cruza en la escalera o comprando el pan. Vivimos en la sociedad de la indiferencia. Tenemos que quitarnos las legañas y mirar con profundidad lo que está pasando.

Mientras nuestros gobiernos han llenado de subvenciones a las eléctricas, las grandes empresas y bancos, no han sido capaces de reducir significativamente la pobreza estructural que tenemos en nuestras calles, pueblos y ciudades.

Uno de cada siete castellanoleoneses se encuentra en situación de exclusión social. El Informe FOESSA sobre Exclusión y Desarrollo Social en Castilla y León 2019, presentado este jueves por Cáritas, nos cuenta que el número de personas en exclusión social en Castilla y León es de 368.000, es decir, el 15,3% de la población se encuentra dentro de la sociedad estancada. Pero dentro de exclusión social existe un grupo de 99.000 personas especialmente vulnerables afectadas por la acumulación de problemas, que conforman la sociedad expulsada.

El acceso a una vivienda digna se ha convertido en un derecho inaccesible para muchas familias. Hay 143.000 personas que residen en una vivienda insegura, lo que significa que no tienen contrato de arrendamiento o que tienen notificaciones de desahucio, y 164.000 personas lo hacen en una vivienda inadecuada, es decir, que no reúne las condiciones para la habitabilidad.

La desigualdad en el mercado de trabajo está imponiendo el discurso de que el éxito final reside en considerar el empleo como un privilegio y no como un derecho. El 13% de las personas que trabajan en Castilla y León se encuentran en situación de exclusión social.

En 54.000 hogares de la comunidad han dejado de comprar medicinas, seguir tratamientos o dietas por motivos económicos.

La gravedad del incremento de la exclusión más severa en Castilla y León nos debe impulsar a saltar a programas más integrales, que deben ser abordadas de forma conjunta. Las intervenciones que no sean integrales no frena la exclusión social.

Una pregunta concreta para los candidatos para a las próximas elecciones. ¿Qué van a hacer para solucionar la exclusión social?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?