Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Septiembre de 2020

Otras localidades

REAL MADRID REAL MADRID Martin Odegaard, positivo por coronavirus
Medio ambiente

Las recapturas de carricerín cejudo constatan su fidelidad a los humedales de Tierra de Campos

El anillamiento científico del proyecto LIFE Paludicola se ha desarrollado en cinco humedales de la península

Cejudo recapturado

Cejudo recapturado / Fuente: Fundación Global Nature

La segunda campaña de anillamiento científico de aves del proyecto LIFE Paludicola, desarrollada con el objetivo de conocer distintos aspectos sobre la biología de la población de paseriformes palustres migratorios que utilizan estos humedales como zona de alimentación y de reposo durante la migración otoñal, arroja datos positivos en Tierra de Campos: 2152 aves de 44 especies, con 45 ejemplares diferentes de carricerín cejudo, el ave paseriforme más amenazado de Europa y en el que se centra este programa europeo.

Los trabajos se han llevado a cabo entre el 26 de julio y el 22 de septiembre de 2019, en tres humedales de Castilla y León: en laguna de Boada de Campos, laguna de La Nava en Fuentes de Nava y laguna de Pedraza de Campos. El número de carricerines cejudos capturados ha sido elevado, 36 aves diferentes en La Nava y 9 en Boada. Sin embargo, en esta campaña no se han capturado cejudos en la laguna de Pedraza. Estos datos suponen un importante incremento en el número de capturas en La Nava, en comparación con las 23 de la pasada campaña y un ligero descenso en Boada, frente a los 12 de 2018.

Llama la atención que tres cejudos anillados en 2018, uno en La Nava y dos en Boada han vuelto a ser capturados en 2019, los tres en la laguna de La Nava. Este hecho, registrado en muy pocos humedales españoles, constata la fidelidad interanual de los cejudos a los mismos humedales o complejos lagunares en temporadas diferentes. Esto podría indicar que recalar en el mismo lugar aportaría un beneficio en forma de mayores reservas energéticas disponibles para continuar el viaje migratorio. De hecho, estos ejemplares regresan a la misma zona un año después y tras recorrer aproximadamente 12000 kilómetros en sus vuelos migratorios entre las zonas de cría centroeuropeas y el Sahel en África.

Además, a diferencia de la campaña pasada, se han capturado tres carricerines cejudos ya anillados con remite de otros países: dos de Francia (controlados en Boada y en La Nava) y uno de Bélgica (controlado en Boada). También es destacable que el número de cejudos adultos capturados ha sido muy elevado frente a los porcentajes de juveniles que se registran en estas localidades. Así, este 2019 el porcentaje de juveniles ha sido del 22% frente al 66% del año pasado y frente al 68% de media del histórico. Con estos datos se podría pensar que la productividad de pollos esta temporada de cría puede haber sido baja, si bien desconocemos aún la información de otras estaciones de anillamiento españolas y de los datos de reproducción de 2019 en las áreas de cría europeas.

Carricero común, lavandera boyera y mosquitero musical

Desgranando los datos, han sido 595 capturas y 23 especies en Boada, 1416 capturas y 39 especies en La Nava, y 141 capturas y 21 especies en Pedraza. Las especies más abundantes han sido el carricero común, la lavandera boyera y el mosquitero musical, que entre los tres suman más de la mitad del total de capturas.

Entre el resto de especies capturadas destacan especies poco habituales en las campañas de anillamiento como dos abubillas y una oropéndola. También destaca la ausencia o escasez de otras especies como los trigueros o los gorriones, especies ligadas a medios agrícolas y antaño muy abundantes en el entorno de los humedales, y que actualmente la intensificación agrícola parece estar causando un fuerte impacto en sus poblaciones reproductoras.

La campaña se ha desarrollado simultáneamente en otros dos son humedales de Castilla-La Mancha: laguna Chica de Villafranca de los Caballeros y laguna de Manjavacas de Mota del Cuervo, aunque en estos casos no se han capturado ejemplares de carricerín cejudo y la sequía condicionó en gran parte la campaña de anillamiento.

Para los trabajos de anillamientos la Fundación Global Nature ha contado con los diferentes grupos de anillamiento locales que trabajan en los humedales: GIA-La Mancha en Castilla-La Mancha y GIA-León y Urz en Castilla y León, siempre coordinados por los técnicos de la Fundación Global Nature. Además, en Castilla y León la campaña de 2019 ha contado con el apoyo de voluntarios y visitantes, que durante las jornadas de anillamiento de la presente campaña otoñal han participado o colaborado casi 150 personas entre voluntarios, visitantes y ornitólogos. En Castilla-La Mancha ha participado el grupo de Voluntariado Las Lagunas de Villafranca de los Caballeros.

Sequía

La campaña de 2019 en los humedales palentinos de la comarca de Tierra de Campos no ha estado tan condicionada por la sequía como cabría esperar. Dos de los humedales, lagunas de La Nava y Boada, tienen una gestión hídrica semi-artificial que permite compatibilizar el uso ganadero tradicional y el manejo de la vegetación palustre, de tal modo que se favorece la presencia de aves migratorias como el carricerín cejudo. De este modo parte de las lagunas, especialmente el sector de Cantarranas en La Nava, conserva agua a finales de verano que en otras condiciones estarían secos o casi secos. Sin embargo, los humedales que dependen en su totalidad de las precipitaciones y que sufren desde hace décadas drenajes y sobreexplotaciones de acuíferos se encuentran secos desde finales de la primavera como es el caso de la laguna de Pedraza.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?