Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 17 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Borja Sánchez hace justicia en el Carlos Belmonte

Una gran segunda parte, con remontada incluida, permitió al Real Oviedo llevarse la victoria (1-2) ante el Albacete.

Borja Sánchez en una acción del partido. /

El Oviedo vence y convence. No es fácil ver a un equipo en última posición que juegue a domicilio con la autoridad y el desparpajo como lo hizo el conjunto azul en la segunda mitad. Merecedor del triunfo, el Oviedo buscó el empate desde el descanso volcándose en el campo contrario y, cuando lo logró, no se conformó solo con eso, sino que siguió hasta conseguir el triunfo sin que el Albacete apenas crease algo de peligro sobre la portería defendida por Champagne.

Por primera vez esta temporada, la balanza en el tramo final se decantó del lado carbayón. El fútbol estaba castigando mucho al Oviedo, con tantos puntos perdidos en los últimos instantes, y esta vez el cuadro de Rozada pudo sonreír tras un golazo de Borja Sánchez en el minuto 88 de encuentro. El canterano, junto a Saúl Berjón, fueron los mejores del encuentro, ambos tiraron del carro, pero también cabe destacar la buena segunda parte despachada por Marco Sangalli y Juanjo Nieto, que fueron claves en la remontada del equipo. El primero de ellos inició la remontada con un gran tanto tras la asistencia de un Berjón que no se cansó desbordar desde la banda izquierda y abastecer de balones a sus compañeros en posiciones de remate.

Javi Rozada, que había apostado por Omar Ramos como titular en la banda derecha, decidió al descanso que el canario se quedase en los vestuarios para dar entrada a Nieto y que Sangalli adelantase su posición. La segunda parte tuvo otro color completamente distinto al de la primera donde el Oviedo no estuvo cómodo sobre el terreno de juego y solo daba sensación de inquietar a la defensa rival cuando Saúl entraba en acción.

En los primeros 45 minutos se jugó a lo que quiso el Albacete, que impuso su ritmo pausado pero que tampoco se tradujo en ocasiones más claras más allá del gol encajado. El Oviedo se fue al descanso con la desventaja en el marcador debido al único despiste defensivo del choque. Dani Ojeda, en el ecuador del primer acto, entró desde segunda línea libre de marca y cabeceó a la red un centro medido de Néstor Susaeta.

Hasta esa acción, el equipo manchego había tenido unos tímidos acercamientos que terminaron con un par de disparos lejanos que no pusieron en apuros a Champagne. Por su parte, el Oviedo únicamente logró imponer su fútbol diez minutos antes del tanto en contra. A partir de este momento el conjunto de Ramis se hizo dueño del partido, pero simplemente dominando los tiempos del mismo, situación que implicaba falta de continuidad en los carbayones.

Tras el paso por los vestuarios los azules tuvieron el control por completo del juego y las buenas conexiones entre Berjón, Borja y Sangalli crearon serios problemas a la defensa visitante. El primer gol se hizo de rogar y parecía que no iba a llegar, pero en el minuto 75 Sangalli, que recibió un pase de Berjón, metió el balón entre las piernas de Tomeu tras una buena acción individual.

El equipo se lo empezó a creer y el partido se abrió mucho más porque el Oviedo sabía que el punto no le sacaba de pobre. Posteriormente, fruto del cansancio de los futbolistas, y que ninguno daba por bueno el empate, se vieron varias oportunidades. En lado manchego, Champagne sostuvo a los suyos con una excelente intervención, mientras que Sangalli a punto estuvo de anotar el segundo en su cuenta particular después de un espectacular derechazo que Nadal envió a córner con un paradón.

Y en el minuto 88 llegó el delirio ovetense en el campo y en el banquillo. Jugada personal de Nieto, que condujo el balón hasta la frontal del área haciendo un eslalon, vio desmarcado a Borja Sánchez que no se lo pensó y desde el balcón del área golpeó con el interior de primeras poniendo el esférico lejos del alcance de Tomeu Nadal. Triunfo agónico, el segundo de la temporada, pero merecido de un Oviedo que se libera de la tensión que genera verse tan abajo en la tabla y acumula cuatro jornadas consecutivas sin conocer la derrota tras sumar 8 puntos de 12 posibles.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?