Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La derrota es lo de menos

El equipo que dirige Jaume Ponsarnau descubre una versión extraordinariamente intensa en su juego y roza la proeza en el Palau Blaugrana dos días después de caer con estrépito en Atenas

/ ()

Obviando, que es mucho obviar, el desastroso -otra vez- inicio de partido y la gestión del quintento en el minuto final, el partido contra el Barça nos regala numerosas lecturas positivas para Valencia Basket. La primera, comprobar que el equipo tiene alma. No es sencillo reponerse de un 11-2 de salida después de la tunda del viernes en Atenas.

La segunda, indudablemente, va aparejada a la versión intensa, agresiva -deportivamente hablando-, física, que el conjunto que dirige Jaume Ponsarnau mostró durante 35 de los 40 minutos de partido. Ese es el único camino posible para poder mirar a los ojos de franquicias con el doble de presupuesto y mucha mayor exigencia. Meter el cuerpo, ir con todo, exhibir una mentalidad granítica son aspectos innegociables para medirse a equipos nivel Euroliga, independientemente de la competición que se dispute.

El primero que debe dejarse de concesiones es el entrenador. Los mejores, a pista. Si, como esta noche, hay que limitar a diez la rotación, se limita. Ya habrá tiempo y minutos para todos. Esto no es mini basket. En este sentido, Jordan Loyd, Dubi, Sam o Quino Colom demostraron que están para todo. Cuesta entender la insistencia en Motum de las últimas posesiones. Pero hablamos de detalles secundarios. Lo importante es que Valencia Basket ha encontrado en el Palau Blaugrana una versión que ya no debería abandonar. Sobre todo, ante potencias que le doblan en el presupuesto como el Barça.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?