Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 26 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Caso Sala

Miguel López niega ante el jurado ser el autor del asesinato de su suegra

Arranca el jucio con la presentación de las conclusiones de la defensa y las acusaciones, mientras que los nueve miembros del jurado popular visitan por la tarde el concesionario, donde fue hallada la víctima en 2016, para una inspección ocular

Miguel López, acusado de asesinar a su suegra, la viuda del expresidente de la extinta CAM, a su llegada al juzgado

Miguel López, acusado de asesinar a su suegra, la viuda del expresidente de la extinta CAM, a su llegada al juzgado / MORELL (EFE)

Más de tres horas tardaba en constituirse este lunes el jurado popular del crimen que más revuelo ha causado en Alicante en los últimos años, el conocido como 'caso Sala'.

Se juzga a Miguel Lopez, yerno de la viuda del expresidente de la CAM, a quien se acusa de haberla matado de dos disparos hace casi tres años y al que se le tomará declaración este martes.

Miguel López accediendo a los juzgados / MORELL (EFE)

López, quien era el gerente del conscesionario en el que fue hallado el cadáver con dos impactos de bala en la cabeza en diciembre de 2016, negaba ante ese jurado haber sido autor del asesinato, tras ser cuestionado por la magistrada si reconocía los hechos, en la primera sesión del juicio.

La vista, que finalmente y en contra de lo solicitado por la defensa se celebra en audiencia pública, comenzaba con la lectura de las conclusiones provisionales de las partes.

El Ministerio Fiscal aseguraba en sus conclusiones que el asesinato cometido por Miguel López, "refleja ensañamiento" y "fue una ejecución, un crimen horrible", por cómo se hizo, ya que la víctima sufrió una agonía que duró más de 25 minutos, pero también porque el motivo fue económico, el control de una de las principales empresas de la familia.

Considera además que el acusado ejecutó un plan previamente trazado y, con la excusa de entregar un vehículo a su suegra, le acompañó hasta el lavadero de coches de Novocar, donde lo había estacionado previamente y, cuando la víctima subió, efectuó dos disparos a "muy corta distancia" en la zona izquierda de la cara.

El coche, según el fiscal, había sido ubicado en el lavadero, pese a que ya estaba limpio, porque era el lugar más oculto del concesionario y el único en el que las cámaras estaban estropeadas.

El fiscal se refería a la figura de "prueba por indicios" en la que se basa en este caso, al no existir ni el arma del crimen, ni ADN, entre otras evidencias.

Tanto Fiscalía como la acusación particular, en nombre del hijo mayor de la víctima, Vicente Sala, solicitan 24 años y medio de prisión: 23 años asesinato y 18 meses por tenencia ilícita de armas. La defensa pide la absolución por falta de pruebas.

Miguel López acudía a los juzgados esta mañana acompañado por su hermana y sus abogados.

Además de a él, mañana martes también se les tomará declaración a otros dos trabajadores del concesionario, donde esta tarde también ha tenido lugar una inspección ocular con los nueve miembros del jurado popular, formado por 6 mujeres y tres hombres, además de los dos suplentes.

La Policía sostuvo desde el principio que el móvil del asesinato era la disputa por el control de las empresas familiares, en especial de Samar Internacional SL, del sector del plástico, que fundó el fallecido expresidente de la extinta caja de ahorros alicantina Vicente Sala.

Un centenar de declaraciones

Así arrancaba este lunes un proceso en el que declararán casi un centenar de personas a lo largo de 17 sesiones, hasta el 7 de noviembre, cuando este mismo jurado, emita el veredicto.

Entre los testigos, se incluyen el hijo de la fallecida, Vicente Sala Martínez, sus tres hermanas, un médico forense, quince policías nacionales y dos locales, cinco trabajadores de Novocar y varios peritos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?