Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Las elecciones en Palencia

El Editorial de Juan Francisco Rojo

Me preguntáis varios en la calle cómo intuyo que van a quedar los resultados de las próximas Elecciones Generales en Palencia. No hay nadie más miope que un periodista a la hora de dar en el clavo en materia de resultados electorales. Sin embargo, me lanzo y a través de este editorial os digo lo que pienso.

Aparte de que la abstención será mayor por hartazgo (para eso no hace falta ser un adivino), todo apunta a que Enrique Rivero de Ciudadanos tendrá que decir adiós a su escaño. De esta forma, se convertirá en Enrique ‘El Breve’. No lo será por demérito propio. La culpa la tiene el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Desde su atalaya, ha llevado a su partido a una deriva sin parangón. Basta ver lo que ocurrió en Palencia, donde la formación naranja accedió a la alcaldía a través de un infame intercambio de cromos que se decidió en Madrid y Valladolid y donde se utilizó a la capital como moneda de cambio.

Por no hablar de la decepción que ha supuesto el otrora combativo Francisco Igea. No critico que Mario Simón sea alcalde con tres concejales. Lamento la forma en la que se hizo. Simón nunca creyó ni quiso ser alcalde, Polanco cambió la dignidad por una nómina en Diputación y a Lalanda se le fue la fuerza por la boca.

Enfrente, una izquierda cainita y torpe que no supo unirse, el mismo cantar de siempre, y una Miriam Andrés que tendrá que pensarse si seguir después de tantos años, aunque es cierto que ganó las elecciones. Vaticino que el PP va a ganar los comicios generales en Palencia y que el diputado que pierde Ciudadanos pasará a las filas del partido de la gaviota.

Todo por la torpe maniobra de Sánchez. “Vamos a morir de éxito”, me dijo recientemente alguien del PSOE. No es mala reflexión. También creo que no habrá empate de senadores y que el PP quedará con tres frente a uno del PSOE. Si a los socialistas este editorial les inquieta, que no se preocupen. Ya he dicho que no suelo dar una, como pasa con una parte importante de las predicciones que se hacen desde los medios de comunicación.

Los que sí me preocupan son los que dicen que no van a votar porque están hartos. Les entiendo. Yo también siento esa hartura. Pero no votar es un lujo que no nos deberíamos permitir. Sea a quien sea, obvia decirlo. Millones de personas han luchado y han muerto por este derecho. Solo por ellas, hay que salir a la calle y expresar en las urnas lo que se piensa. El problema está en qué pasará a partir del 11 de noviembre.

Si todo queda igual, ¿cómo salimos de este bucle? Como en la célebre comedia americana, parece que vivimos en el Día de la Marmota. Los políticos deben ser conscientes de que España no puede vivir en la inestabilidad permanente. Y la culpa la tienen todos. La izquierda por no entenderse y la derecha por poner trabas que le impiden altura de miras, especialmente en el caso de Ciudadanos que ha dejado escapar su espacio de centro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?