Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

0-1. El Atlético Baleares impone su oficio en Can Misses

La UD Ibiza careció de mordiente en ataque

Un momento durante el encuentro /

El duelo por el liderato de la Segunda División B se decidió por un error que condenó a la UD Ibiza. El Atlético Baleares supo aprovechar su momento para ponerse por delante a los 56 minutos y la experiencia que atesora el equipo mallorquín hizo el resto para llevarse los tres puntos ante un Ibiza voluntarioso, pero ineficaz y sin potencial ofensivo. Le cuesta demasiado al conjunto ibicenco generar ocasiones claras de gol a pesar de su dominio territorial. Casi un año después la UD ha mordido el polvo jugando de local.

Después de mucho tiempo se ha vuelto a vivir una fiesta del fútbol balear. El estadio de Can Misses ha registrado la mejor entrada de los últimos años con unos 3.000 espectadores. Cerca de 400 aficionados del Atlético Baleares le han dado más colorido a la grada.

Pablo Alfaro ha sorprendido en el once inicial dejando en el banquillo a Javi Lara y dando por primera vez la titularidad a Sibo. Buscaba más músculo en la zona ancha, anticipando que la verdadera batalla estaría en el medio campo y no sé equivocó. La otra novedad ha sido Mariano en el centro de la defensa supliendo la baja del lesionado Gonzalo.

El partido ha arrancado con precauciones y respeto mutuo, con una disposición táctica similar y con los locales buscando llevar la iniciativa cargando el juego por la banda derecha con un motivado Kike López ante su exequipo. Pero los intentos del equipo ibicenco morían en centros laterales o saques de esquina que no encontraban rematador. Solo uno de ellos lo cabeceó desviado Núñez.

Pero poco a poco despertó el Baleares que daba más sensación de peligro en sus aproximaciones a la meta de Lucas. Especialmente en una jugada ensayada en un lanzamiento de esquina, que definió mal. La presión en la zona ancha era la clave y fruto de uno de esos robos , Raí buscó a Kike en la posición de extremo y su centro raso a la frontal lo remató Javi Pérez y el portero Manu Herrera desvió con apuros, la pelota quedó muerta pero Rodado no llegó a tiempo. Fue el único disparo peligroso en todo el choque de los ibicencos.

La movilidad de Raí y Kike era la principal arma ofensiva del Ibiza, siempre cargando el juego por banda derecha. Pero las ocasiones de gol no llegaban y el dominio de la UD era infructuoso. El juego tuvo que estar interrumpido varios minutos por la lesión del portero visitante Manu Herrera que sufrió un golpe en la cabeza tras un choque con Cirio. Pudo recuperarse y se llegó al descanso con muy pocas ocasiones y demasiado respeto.

No debió gustarle mucho a Mandiola lo que vio de su equipo en los primero 45 minutos porque introdujo dos cambios para arrancar la segunda parte con las incorporaciones de Haro y Borja. Nada más arrancar la segunda parte,. El portero visitante, Manu Herrera ha vuelto a quedar noqueado tras un choque con Raí en un balón bombeado. Ha tenido que ser retirado por las asistencias en camilla, con un collarín y trasladado en ambulancia a un centro hospitalario. Ha entrado en el campo para sustituirle Ginard.

En medio de la confusión sacó provecho el Atlético Baleares tras un grave error de Raí que cedió atrás un balón, pero la pelota le llegó a Gabarre en la frontal y su disparo golpeó en la pierna de Mariano y descolocó a Lucas. Los visitantes aprovechaban su primera ocasión para ponerse por delante y ponían muy cuesta arriba el choque para los ibicencos.

Alfaro buscó soluciones en el banquillo dando entrada a Javi Lara y a Mendoza. Los locales lo intentaban, pero sin ideas, sin claridad, ante un equipo muy ordenado, muy serio, siempre bien posicionado en el campo y que supo jugar con el marcador a favor, tapando líneas de pase y obligando a los locales a mover el balón en zonas muy alejadas de su portería. El Baleares lleva tiempo viviendo en las primeras posiciones de la tabla y se mueve como pez en el agua en este tipo de escenarios.

Los minutos iban pasando, sin que pasara nada destacado en el campo en medio de la decepción de la afición ibicenca que se las prometía muy felices pero que se topó de bruces con la realidad: hace falta algo más para ponerse líder.

En la recta final del choque el Ibiza se quedó sin Kike López por lesión, uno de los jugadores que más intensidad le pusieron al partido.

Se esperaba un último arreón de la UD, con más corazón que cabeza, pero el Baleares seguía estando muy cómodo sobre el césped y amenazaba en las contras aprovechando los espacios que dejaban los locales.

No hubo paciencia ni claridad para mover el balón por parte del Ibiza, incapaz de generar una sola oportunidad clara de gol. Se impuso el buen planteamiento de Mandiola que sus jugadores supieron interpretar a la perfección para consolidar el liderato.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?