Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 19 de Noviembre de 2019

Otras localidades

¿Un problema preocupante o un problema que preocupa?

El impacto público de los actos vandálicos que está registrando Aranda en las últimas semanas genera una sensación de vulnerabilidad que obliga a los responsables de la seguridad ciudadana a explicar bien la dimensión de este fenómeno además de intensificar su eficacia para atajarlos

Nos deja sin palabras un episodio como el que vivimos en la madrugada del sábado. Vandalismo generalizado, indiscriminado y, de momento, impune. Ni entendemos los motivos ni que sea una cuestión recurrente ni que sea tan difícil encontrar a los responsables. Y sobre todo nos cuesta percibir la dimensión real de los acontecimientos, por esa falta de referencias o de contexto para entenderlos.

Es posible, como dice el concejal, que sea un episodio puntual, suponemos que porque no es una cuestión que se repita con esta magnitud cada día de la semana o de forma recurrente. Pero cuando son más de 80 los automóviles afectados, cuando viene precedida de episodios de vandalismo que han afectado a mobiliario urbano o privado, el asunto comienza a tener relevancia como para que las fuerzas de seguridad intensifiquen tanto la vigilancia como la investigación, que nos consta que lo están intentando, aunque de nuevo, vuelve a ponerse de manifiesto la carencia de personal en la plantilla de policía local.

Es posible que estos episodios no sean lo peor que le puede pasar en materia de seguridad a una población como Aranda. Nos consta la mayor preocupación de las fuerzas de seguridad por el elevado número de casos de violencia de género y violencia doméstica que registra nuestro entorno y también su creciente preocupación por el incremento de los ciberdelitos, tan complejos de perseguir, porque pueden estar produciéndose desde el otro punto del planeta. Pero indudablemente la población cuando se siente vulnerable, cuando empieza a tener más miedo, cuando tiene sensación de indefensión es ante este tipo de hechos vandálicos tan llamativos.

No solo es necesaria esa actividad interna de investigación y vigilancia, sino que los responsables tanto políticos como policiales, transmitan en cuanto puedan a la población sus avances y traten de contextualizar en su justa medida estas acciones, para que no se extienda una falsa sensación de inseguridad generalizada pero tampoco se banalice un episodio que afectará casi a un centenar de ciudadanos, y que al ser indiscriminado genera el temor de que puede pasarle a cualquier mañana o dentro de una semana o dentro de un mes.

La información veraz y creíble también genera seguridad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?