Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El parricida de Costa d'en Blanes asegura que actuó por "miedo" y defendiéndose de su padrastro

Un Jurado juzga desde este lunes al parricida de Costa d'en Blanes, que se enfrenta a una petición de 36 años de cárcel

B.K., el joven que confesó haber asesinado a puñaladas a su padrastro y haber intentado matar a su madre en Costa d'en Blanes (Calvià, Mallorca) en enero de 2018 ha asegurado este lunes ante el Tribunal del Jurado de la Audiencia Provincial que actuó por "miedo" y en defensa del ataque con un taco de madera de su padrastro.

Durante su declaración este lunes, ha variado el relato que había explicado durante el proceso judicial --en su declaración ante la Guardia Civil y durante la instrucción del caso-- y ha explicado que, en defensa de un ataque de su padrastro, acuchilló a su madre "sin querer". "Mi madre es una buena persona, me entró pánico", ha dicho.

El acusado ha admitido que apuñaló "tres o cuatro" veces a su padrastro. Ante esto, el Ministerio Fiscal ha señalado que el informe forense indica que la víctima sufrió 21 puñaladas y le ha preguntado que "dé dónde salen las 17 puñaladas de más". En respuesta, el joven ha asegurado que "a lo mejor" se las dio la Guardia Civil que acudió a lugar de los hechos a hacerse cargo del caso.

"Acabo de cumplir 29 años --su cumpleaños ha sido este domingo--, 29 puñaladas no se las voy a dar a nadie, no se lo deseo a nadie", ha dicho también.

El juicio, por el que la Fiscalía le pide un total de 36 años de cárcel, se está celebrando en la sede de la Audiencia Provincial y está previsto que dure tres días. Posteriormente el Jurado se retirará a deliberar hasta emitir su veredicto.

Los hechos tuvieron lugar en la noche del 11 de enero de 2018, cuando el acusado, de nacionalidad ucraniana, tenía 27 años. Se encontraba en el domicilio de su madre, de 46 años, y con la pareja de ésta, de 61.

Siguiendo con la declaración del acusado, éste ha explicado que oye "voces" desde hace años y que su percepción "es más sensible: me costaba hasta parpadear". También ha explicado que ha recibido medicación para un "trastorno mental y psicológico" y que estuvo ingresado en un centro psiquiátrico en Ucrania "un mes".

También ha negado --en contra de lo que dijo en fases anteriores del proceso-- que cuando fue detenido, reconociera ser el autor de los hechos. Sin embargo, ha dicho que en el cuartel de la Guardia Civil y en el juzgado de instrucción sí admitió haber matado al hombre.

Tras su declaración, ha sido el turno de su madre, a la que también atacó. Recibió 18 puñaladas. La mujer ha explicado que, después de ser acuchillada, su hijo le tomó el pulso en varias ocasiones para ver si estaba muerta y que, en esos momentos, ella mantuvo la respiración para evitar que continuara.

Preguntada por la Fiscalía acerca de si su hijo ha estado ingresado en el algún centro psiquiátrico en Ucrania, la mujer ha dicho que "no lo recuerda" y que no ha ido al psiquiatra ni ha tomado medicamentos para tratar ningún tipo de trastorno mental. Lo único que ha declarado en este sentido es que una vez fueron al psicólogo porque "tenía problemas con las chicas".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?