Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 09 de Agosto de 2020

Otras localidades

El hombre que puso la primera piedra del puente Carranza

Eduardo Ruiz Mañogil: "Fue todo muy rápido y ahora sé de la importancia histórica que tuvo"

Eduardo Ruiz Mañogil en un helicóptero de la Armada durante un reciente acto en la base de Rota

Eduardo Ruiz Mañogil en un helicóptero de la Armada durante un reciente acto en la base de Rota / Eulogio García

Hay personajes de la Historia que no son conscientes de serlo. Le ocurre a Eduardo Ruiz Mañogil, alférez de navío ya retirado, de 81 años. Él forma parte de un episodio singular de Cádiz. Fue el 8 de diciembre de 1966. Un helicóptero partió de la base de Rota, cruzó la bahía y en un espacio entre Puerto Real y Cádiz dejó caer una piedra. No una piedra cualquiera, sino el bloque de hormigón que fue el inicio oficial de las obras del puente José León de Carranza. El hombre que bajó esa piedra desde el helicóptero hasta el agua fue él: Eduardo Ruiz Mañogil.

"La verdad es que en aquellos momentos yo no era consciente de la importancia del acto que estábamos realizando. Para mí era un vuelo más. De hecho, todo fue muy rápido: recoger el bloque, situarse en vuelo estacionario y dejarlo caer al mar", recuerda Ruiz Mañogil desde Cartagena, donde ahora reside.

Para el militar fue casi un día más, pero para la ciudad fue una jornada histórica. El ministro de Hacienda, Juan José Espinosa, que había sido nombrado hijo adoptivo de Cádiz la noche anterior, presidió el acto desde tierra. Miles de personas salieron a la calle para disfrutar de la hazaña. Habló el ministro y habló un emocionado alcalde, José León de Carranza. El helicóptero y sus tripulantes, entre ellos Ruiz Mañogil cumplieron la misión con perfección. Entonces él estaba en la segunda escuadrilla, pero también volaba en la tercera, a la que pertenecía este aparato: un helicóptero 003-4.

"Las autoridades estaban en Puntales y Matagorda y el helicóptero tenía el bloque colgado del gancho Bari céntrico en vuelo estacionario hasta que lo dejamos caer", explica el militar sin darle importancia. "Fue algo muy rápido". La crónica de Diario de Cádiz de aquel día narra que el helicóptero se movió entre aplausos del gentío, a unos trescientos metros del lugar donde se celebraba la ceremonia, justo en donde se establecería después el acceso del puente. Hubo aclamaciones y disparo de cohetes. Después hubo un almuerzo para 3.000 personas en el Hotel Playa y José María Pemán pronunció un discurso bellísimo.

Portada del Diario de Cádiz del 9 de diciembre de 1966, un día después de la primera piedra del Puente Carranza / Diario de Cádiz

El puente tardó menos de tres años en terminarse desde aquella primera y simbólica piedra. Eduardo Ruiz Mañogil mantuvo el vínculo con Cádiz durante muchos años. Recientemente fue homenajeado en la base de Rota, junto a otros compañeros, en el acto con el que la flotilla de aeronaves conmemoró el 102 aniversario de la aviación naval. Fue una oportunidad para el reencuentro y para regresar a Cádiz.

Eduardo Ruiz Mañogil, a la izquierda, junto a algunos compañeros que fueron homenajeados recientemente en la base de Rota / Eulogio García

"Para nosotros fue algo muy rápido. Volamos, depositamos el bloque y se acabó nuestra misión. Ahora más de 50 años después comprendo la importancia histórica de lo que hicimos", explica Ruiz Mañogil, quien guarda un sentido cariño a todo lo gaditano. Durante muchos años residió en El Puerto de Santa María. "Tengo allí dos hijos, cuatro nietos y medio corazón", resume de manera poética. También permanece la piedra que él puso y que sustenta el puente que unió por primera vez la bahía de Cádiz.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?