Viernes, 27 de Noviembre de 2020

Otras localidades

El Comentario

La ruta de la esperanza y de la muerte

La opinión de Evaristo Quintana

En las costas de Lanzarote, muy cerca de conseguir su objetivo, han perdido la vida unas 9 personas de origen marroquí mientras intentaban llegar a la costa. 37 de ellos sobrevivieron, pero el resto o no sabían nadar o perdieron los nervios y no sé qué otras cosas pudieron ocurrir, tristemente. Se le queda a uno el cuerpo cortado ante estas situaciones que se han producido muchas veces en las islas en los últimos años, aunque no se acostumbra ni debe hacerlo. Vidas de seres humanos igual que nosotros que quieren mejorar porque la mayoría no tiene otras opciones.

En estas ocasiones tenemos las dramáticas imágenes de la costa y lo tenemos más presente, pero el problema es que son miles las personas que pierden la vida en el camino, en el mar, desparecidos y con muertes desesperantes. Por ejemplo, el gobierno del Senegal calcula que más de 600 jóvenes del país han perdido la vida en cayuco en dirección a nuestras islas en lo que va de año. Es desolador. Aunque de esas personas se habla muy poco.

A todo esto, aparece Vox con una diputada andaluza, que dice que lo que haya que hacer es poner en la frontera los barcos de la Armada para devolver los migrantes y que no acepta que les hayan enviado 30 migrantes a Sevilla desde las islas. Cómo se puede decir tamaña chorrada y no quedarse roja. Ha salido el jefe de la Armada a decirle que la armada está para rescatarlos de las pateras como dicen las normas internacionales, los derechos humanos y el sentido común. Flipante

Pero el impacto de las migraciones hasta Canarias nos deja por lo menos la mejor cara del pueblo canario, solidario y entregado a salvar vidas. Esta semana intentando salvar la vida de los migrantes de ese naufragio, sin miedo al covid, sin apenas protección y saltando al mar. Hace dos semanas en la plaza de la feria de la capital de Gran Canaria, vecinos ofreciendo comida a los migrantes que soltó el ministerio del campamento de Arguineguín y así con otras acciones parecidas.

Casi un tercio de los migrantes que llegan a las islas son marroquíes. Marruecos también está sufriendo enormes dificultades económicas por el Covid, en todo y además sin turistas. Pero al mismo tiempo a las autoridades del vecino país y no se les ocurre otra cosa que invertir de forma espectacular en armamento de guerra. Y todo mientras se hace la vista gorda en una parte importante de la salida de los migrantes desde el Sáhara, el nuevo obispo de Las Palmas, José Mazuelos, nos dijo ayer que una parte de esos migrantes son usados de escudos humanos por Marruecos para venir a Canarias. Es impresentable. Al gobierno español no le quedan muchas salidas que negociar y para ello irá a Marruecos el presidente, Pedro Sánchez. A ver qué consigue.

Sea como fuere, lo previsible por los expertos del ministerio del interior, es que seguirán viniendo migrantes. La Cadena Ser adelantaba anoche que en un informe interno habían hecho una proyección de que, si sigue este ritmo de llegadas, el próximo año llegarán a las islas 180000 personas más desde el continente africano, el ministerio no lo comparte. Lo cierto es que Marruecos siempre quiere más y, por tanto, quiere más contraprestaciones económicas para controlar sus costas.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?