Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Una decena de personas atendidas por inhalación de humo en un incendio de la Plaza Santiago

El fuego, que se originaba en un dormitorio por causas que aún se desconocen, generaba una intensa humareda que se extendía por todo el edificio

 

Los bomberos de Aranda se han tenido que emplear a fondo en la noche de este jueves para sofocar un incendio que se producía poco antes de las nueve y media en una vivienda de la Plaza Santiago, concretamente en uno de los pisos inferiores de su portal número dos. El suceso, que afortunadamente pudo ser controlado antes de adquirir mayores dimensiones, deja una decena de personas afectadas por inhalación de humo y el susto metido en el cuerpo de numerosos vecinos del edificio que eran desalojados por las fuerzas de seguridad poco después de las nueve y veinte de la noche, momento en el que se dio la voz de alarma.

La primera dotación de los bomberos de las dos que han tenido que intervenir salía del parque inmediatamente después de recibir el aviso a las 21:27 con el primer reto de controlar completamente un incendio cuyas mayores consecuencias se han producido por el humo. El fuego comenzaba en uno de los dormitorios de la mencionada vivienda de la primera planta por motivos que aún se desconocen. El rápido ascenso de los gases de combustión, sin embargo, ha provocado que varios vecinos de distintos pisos de los seis con los que cuenta el edificio hayan resultado afectados por la inhalación de humo. Una decena de personas, todas mayores de edad, han tenido que ser atendidas por los servicios sanitarios, de las cuales cinco han sido trasladados en ambulancia al hospital de los Santos Reyes, dos más han sido reconocidos en el centro de salud y otras tres personas han sido atendidas in situ por emergencias sanitarias. Afortunadamente ninguna de ellas presentaba afecciones de gravedad como para tener que ser trasladadas a la cámara hiperbárica del Hospital Cántabro de Valdecilla como ha ocurrido en otros sucesos de características similares.

Cadena SER

En cuanto a los daños materiales, aunque el fuego solo ha afectado a una estancia, que ha quedado totalmente destrozada por las llamas al contener abundante material de fácil combustión, el intenso calor y sobre todo el humo también ha perjudicado no solo a la vivienda en la que se ha generado el incendio, sino algunas de las colindantes y a varios espacios comunes.

El humo también ha extendido por las calles aledañas el característico olor a chamuscado que ha alertado a buena parte del vecindario de lo que estaba ocurriendo e incluso a transeúntes que pasaban por la zona o realizaban ejercicio nocturno. Y es que cuando los bomberos han dado por extinguida hasta la última llama los trabajos se han centrado en expulsar la intensa humareda que se había acumulado en el inerior del piso y otros espacios comunes del edificio. Según testigos presenciales una intensa humareda se ha escapado de las ventanas de las estancias afectadas cuando los bomberos las han abierto para liberar los gases una vez sofocado el incendio. Un trabajo que han podido realizar gracias a los Equipos de Respiración Autónoma con los que van equipados y que les permite atravesar las estancias llenas de humo con la mínima afectación para su organismo. El desalojo de la humareda se ha llevado a cabo con la ayuda de un ventilador de presión positiva, que, ubicado en la zona baja, va insuflando aire al edificio, dirigiéndolo hacia los espacios más convenientes para que su presión desaloje el humo tóxico provocado por el incendio.

Según testigos presenciales la humareda de esta noche ha sido tan intensa que su olor ha impregnado incluso algunas prendas de ropa que estaban tendidas en patios de luces o en el exterior de los edificios de calles del entorno. De hecho cuando, pasados unos minutos de la medianoche, las fuerzas de seguridad han permitido a los vecinos volver a sus domicilios y han colaborado con su realojo, varios de ellos han renunciado a pernoctar en sus viviendas, acogiéndose a la hospitalidad de familiares o amigos, para evitar el penetrante y desagradable olor a quemado que ha dejado el incendio.

Hasta el lugar del suceso, además de los bomberos y los servicios de emergencias sanitarias, se han trasladado varias dotaciones de Policía Nacional y Policía Local para colaborar con la seguridad de los vecinos y el control de la zona circundante. Por su parte tras la salida de la segunda dotación de bomberos hacia el lugar del suceso, se ha organizado un nuevo retén en previsión de necesitar sus servicios en este u otro lugar.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?