Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El fiscal mantiene los 3 años de cárcel para la conductora del accidente con tres fallecidas

El juicio ha quedado visto para sentencia

La acusada (a la derecha de la imagen) ha estado acompañada por una intérprete durante el juicio /

Tres años y dos meses de prisión y cinco de retirada del carnet de conducir es la petición que el Ministerio Fiscal ha mantenido sobre Ikra Kesimova, la conductora del Nissan Patrol que el 14 de julio de 2016 irrumpió desde un camino a la N 502 siendo arrollado por un camión que circulaba por esa carretera con el resultado de tres mujeres fallecidas y seis heridas de diversa consideración, además de la propia conductora. El Fiscal de Seguridad Vial de Ávila, Oscar Barrios considera estos hechos como imprudencia grave.

La defensa de la conductora ha pedido en el juicio que se considere lo sucedido como imprudencia leve y que en caso de considerarse por el tribunal como grave, se rebaje la petición a dos años de carcel lo que evitaría la entrada en prisión de la acusada.

Los testimonios

En la vista oral, la única acusada ha dicho que hizo el stop y que entró en la carretera considerando que no había peligro para cruzarla. Solo ha respondido a las preguntas de su defensa y lo ha hecho con la ayuda de una traductora ya que es de nacionalidad búlgara, al igual que el resto de las implicadas en el accidente, que trabajaban en los campos de fresa de Niharra. En su alegato final ha dicho que no entendía por qué todo el mundo dice que no hizo el stop y, entre sollozos, ha señalado que todo lo sucedido ha sido una tortura para ella y para su familia.

Todas las pruebas periciales realizadas por la Guardia Civil contradicen lo afirmado por la conductora y señalan que el Nissan Patrol en el que viajaban las fallecidas no paró, que circulaba en el momento del impacto a 29 km/h cuando si hubiera parado para reincorporarse a la vía, la velocidad en el momento del impacto hubiera sido de 22 km/h. Además, estos informes también reflejan que el camión circulaba a unos 90 km/h cuando en esa carretera tenía limitada la velocidad máxima a 70. Aunque no quedaron señales de frenada en la calzada, el tacógrafo del vehículo sí registra una disminución de la velocidad hasta los 68 kilómetos que era a los que  circulaba en el momento del impacto.

El conductor del propio camión ha dicho que no vió al todoterreno hasta que irrumpió en la calzada y que no pudo evitar la colisión. Ha declarado que debía cicrular a unos 80 kilómetros por hora y que intentó frenar y girar el volante para evitar el accidente.

En el juicio ha declarado también el conductor de otro vehículo que iba detrás del camión, y que ha dicho que vio la nube de polvo que producía el Nissan al circular por el camino y que por la velocidad que llevaba le dió la impresión de que no iba a hacer el stop. No obstante ha declarado que no vió si se paró o no antes de cruzar la carretera. Lo que sí ha afirmado este conductor es que desisitió de intentar adelantar al camión al temer que el todoterreno no hiciera la parada obligatoria en el camino.

Desde la defensa se ha insistido también en que la gravedad del accidente vino dada por la velocidad excesiva a la que circulaba el camión y que se hubiera evitado si hubiera ido a los 70 km/h que tenía limitado en ese tramo. En este sentido, se ha visionado en el juicio un video realizado por la Guardia Civil en el que se refleja que si el camión hubiera circulado a esa velocidad no hubiera habido colisión.

Los hechos

El accidente se produjo cuando el Nissan Patrol que circulaba por un camino perpendicular a la N 502 cruzó esta vía irrumpiendo desde la parte izquierda de la carretera. Cruzó el carril que viene desde la capital abulense y fue en el sentido Ávila donde se produjo el impacto con la parte trasera del todoterreno.

Por su antigüedad el todoterreno no tenía cinturones de seguridad en la parte de atrás, donde además las ocupantes viajaban en perpendicular al sentido de la marcha, por el tipo de vehículo del que se trata, algo que pudo agravar las consecuencias del accidente. Viajaban diez personas en su interior pese a que solo tenía capacidad para nueve.

El Nissan giró 180 grados chocando con la valla metálica que delimitaba la calzada. Dos mujeres murieron en el acto y otra más fallecería horas después en el hospital. El resto sufrieron heridas de diversa consideración, algunas muy graves con secuelas neurológicas, tetraplejia y tetraparesia. Todas han sido indeminzadas y no han reclamado nada en el juicio en el que el Ministerio Fiscal era la única acusación.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?