Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 21 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Caso Guedes: Pendiente de involución

El doctor Pedro López es incapaz de solventar las molestias de Gonçalo Guedes, lesionado en el tobillo derecho el pasado 16 de octubre y baja esta tarde contra el Granada por séptimo partido consecutivo

El fichaje más caro en la historia del Valencia (40 millones de euros fijos, más variables) volverá a ver esta tarde a sus compañeros desde la zona VIP de Mestalla. Por séptima ocasión consecutiva, que se dice pronto. Gonçalo Guedes -uno de los futbolistas mejor pagados de la plantilla- no se ejercita con normalidad desde que cayera lesionado el pasado 16 de octubre, precisamente en el primer entrenamiento posterior al parón por los compromisos de las selecciones internacionales.

Desde entonces, Guedes sufre un auténtico calvario. Según ha podido saber Radio Valencia Cadena SER, diferentes especialistas han reconcido el tobillo maltrecho del portugués sin que, hasta el momento, se haya producido una mejora suficiente en la zona afectada. Es más, fuentes cercanas al jugador aseguran a esta emisora que el termino "involución" define exactamente las sensaciones de Gonçalo en las últimas dos semanas.

El asunto supone el primer desafío de cierta enjundia para el nuevo jefe de los servicios médicos del club, el doctor Pedro López, una recomendación del futuro consejero y vendedor del Valencia a Meriton, José Luis Zaragosí. Hombre de confianza del clan singapurés en la SAD, es uno de los acompañantes habituales de Anil Murthy tanto en el palco como en los desplazamientos del equipo.

Afectado de una evidente cojera que puede comprobar cualquiera que se cruce con Gonçalo en Mestalla, la Ciudad Deportiva de Paterna o el centro médico en el que pasa consulta privada el doctor López (al que también ha acudido Guedes), el futbolista portugués sufre, según los crípticos partes que publica el Valencia "un traumatismo indirecto en el retropie". El diagnóstico va acompañado de la muletilla que se ha convertido en una fórmula recurrente en la gran mayoría de comunicados médicos emitidos por el club: pendiente de evolución. Una evolución que, lamentablemente, no llega.

La situación personal de Gonçalo Guedes tampoco ayuda. Comparte vivienda con un grupo de amigos y sus horarios no acaban de ajustarse a los que debería cumplir un futbolista de primer nivel que, además, se está recuperando de una engorrosa lesión. El coste de su fichaje y, sobre todo, su capacidad de desequilibrio en el terreno de juego debería provocar que, alguien con la suficiente jerarquía en el club, se siente con Guedes y analice cómo podría revertirse esta situación negativa. Menos cazas de brujas y más autocrítica. 40 millones más variables son muchos millones.

 

 

 

 

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?