Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 21 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Éxtasis en el Palacio con un UCAM Murcia CB que se dejó el alma en la cancha

Un partido igualado entre los universitarios y Valencia Basket acaba con victoria murciana en la prórroga

Kevin Tumba haciendo un mate /

El UCAM Murcia CB salió enchufado al partido. En intensidad sobre todo, el Palacio supo dar con la tecla para motivar a los suyos, que salieron pletóricos al rebote y al aro. A falta de 2:43 para el final del 1Q ya iba el UCAM ganando 16-7 gracias a 9 puntos de Booker y la fuerza explosiva de Rafa Luz y Sadiel Rojas. Valencia no supo reaccionar, le costó mucho llegar al aro en penetraciones y tiro exterior. Con la friolera de 24-13 se finalizó el primer periodo en feudo murciano, mucha superioridad del conjunto de Sito Alonso.

Se empezó a notar un ligero desgaste y cansancio en los murcianos en el segundo cuarto de cara al aro. Se vaciaron en el primer cuarto y eso penalizó algunas acciones claras de canastas fáciles. Sin embargo, Sito supo empujar el aliento de un UCAM que fue remontando sensaciones de nuevo con Booker en pista.

Entonces llegó la jugada extraña del partido y un condicionante que pudo haber sacado a los murcianos del choque. Labeyrie le dio una pata a una botella que impactó en la grada y un hincha devolvió el botellazo al banquillo. La policía se llevó a este aficionado y el partido empezó a calentarse hasta el punto de que le pitaron dos técnicas a Alberto Abalde y fue expulsado. Ambos conjuntos llegaron al descanso con 46-34 y todo abierto con un panorama enrarecido.

Los universitarios siguieron en sus trece, machacando a Valencia con un Palacio totalmente encendido. Fue así hasta el ecuador del 3Q, cuando el UCAM bajó el pistón y Valencia empezó a recortar puntos hasta ponerse a menos tres a falta de 1:15 para el final del tercer periodo con el definitivo 60-61, la primera vez que Valencia se puso por delante en el luminoso.

Por delante hubo 10 minutos donde la balanza la tenían que desequilibrar los de siempre. En este caso, el de siempre... Askia de nombre con apellido Booker. Un triple del californiano enganchó de nuevo a los suyos y ambos equipos empezaron a ir parejos en el marcador.

Lecomte y Larentzakis se sumaron a la fiesta del perímetro para escalar puntos y no quedarse atrás. Cate estuvo enorme en el poste bajo y dio pase a una jugada determinante que puso al UCAM de nuevo arriba en el marcador. El rumano, cubierto por varios jugadores, se zafó de sus marcas y asistió a Jarrell Eddie para poner el 81-78 a falta de 1:40 y el definitivo 81-81 que condujo a ambos equipos a la prórroga.

Sadiel Rrojas vio la quinta falta y fue expulsado. Eso no mermó al UCAM, que continuó equilibrando el marcador y no permitiendo a Valencia irse en ventaja más de tres puntos. Booker entonces aventajó de nuevo a los murcianos de tres 89-86 y el Palacio se volvió loco. Quedaba 1:03 cuando Jarrell Eddie volvió a meter otro tripe para dibujar en el luminoso un 92-86.

Askia Booker sufrió un percance en el tobillo y salió cojeando de la pista. Rápidamente en un tiempo muerto quiso volver, muestra de calidad que atesora este jugador y la implicación con su equipo. Quedaban 35 segundos y Eddie anotó de tres, pero el equipo Taronja no se quedó atrás para contestar al UCAM. Sin tiempo para más, el partido finalizó 97-95 con unos murcianos que se dejaron la piel y el corazón en la cancha.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?