Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Medina Azahara: Un gigante con pies de barro

La falta de personal y de un plan de inversiones lastran el futuro del yacimiento, Patrimonio de la Humanidad

Medina Azahara (Archivo). /

"Medina Azahara. La ciudad brillante". Fue el lema que la Junta de Andalucía adjudicó en su candidatura para la UNESCO a un yacimiento excepcional, la única ciudad califal de Europa, surgida en el siglo X en pleno esplendor de los Omeyas.

Un año y cuatro meses después de su declaración como Patrimonio Mundial de la UNESCO, el yacimiento de Medina Azahara se enfrenta a importantes problemas de recursos mientras que las visitas suben exponencialmente. Y ahora entra en un impás tras el cese de su actual director, el arqueólogo Alberto Montejo.

Éste, junto a anteriores responsables de Medina Azahara como José Escudero, trabajaron en el complejo y profundo expediente de la candidatura. Tras su declaración como Patrimonio Mundial, el entonces consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez (PSOE), prometió un plan director como el de los Dólmenes de Antequera, que supusiera un plan de inversiones plurianual para impulsar el yacimiento en cuanto a su labor de investigación y recuperación y también de difusión, aunque en el caso de las administraciones, éstas lo enfoquen a un valor turístico.

Además, quedaba pendiente un aspecto crucial de cara a las visitas y al propio valor y estado del yacimiento, la actuación de restauración y apertura al público del Salón Rico, que lleva cerrado más de 10 años. Tanto el anterior gobierno como el actual han estado anunciando el "inminente" convenio con la World Monuments Fund, entidad internacional de mecenazgo cultural, para su fase definitiva. El último anuncio de la consejera, Patricia del Pozo, fue que el convenio, dotado por la WMF con 125.000 euros, se firmaría en octubre. A día de hoy, no se conoce fecha para esta firma.

Precisamente el pasado 7 de octubre cuando se contituyó el Consejo de Coordinación de Medina Azahara presidido por Patricia del Pozo, un órgano de participación requerido por la UNESCO para velar por el bien. Con 21 representantes entre los que están las administraciones, el sector empresarial (CECO), la Universidad de Córdoba (UCO), la Academia de Córdoba, el ICOMOS o Casa Árabe. Entre sus objetivos, está el impulso al tan nombrado plan director. Se desconoce cuándo estará ese plan que debe derivar en un plan de gestión de Medina Azahara para los próximos años.

Para 2020, las inversiones anunciadas por el gobierno andaluz en el yacimiento se dirigen a la restauración del Salón Rico (550.000 euros) y mejoras en el centro de visitantes (150.000 euros). 

La realidad actual es que el yacimiento ha triplicado sus visitas. Pero tiene una falta tan importante de personal que incluso hay que cerrar espacios al público por falta de vigilantes y hay déficit de personal de mantenimiento y de administración. Su hasta ahora director, Alberto Montejo, lleva dos años pidiendo un refuerzo de al menos 5 trabajadores. Ha habido complicaciones incluso para asumir el servicio de limpieza. De hecho, el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) estima que Medina Azahara necesitaría aumentar un 20% su plantilla para un funcionamiento "normal".

A pesar de todo, la investigación ha continuado realizándose gracias a entidades como el Instituto Arqueológico Alemán (con el trabajo de Alberto Montejo y el profesor Alberto Canto), con proyectos que han permitido descubrimientos como la "gran puerta oriental" de entrada al palacio califal.

Ahora la Junta de Andalucía lleva a cabo el cese de Montejo y anuncia una convocatoria para cubrir la dirección de Medina Azahara. Un espacio que necesita una actuación de choque de la administración y que no se puede permitir un limbo temporal demasiado largo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?