Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 21 de Enero de 2020

Otras localidades

La columna

José Rodríguez Carrión

Por fin supongo que esta pasada noche el personal técnico municipal enjuiciado por la trama Gurtel habrá podido dormir medio tranquilo. Aún cuando se dictamina que hubo delito y se condena por ello a los empresarios, tal como dejó introducido el supremo, el caso estaba prescrito para los empleados municipales. Imagino que también querrán, y no es cosa menor, que quede limpio su nombre de toda mancha, pero al menos de momento recuperarán los 90.000 euros de fianza que tuvieron de depositar como pudieron, y se aleja la paranoia del ingreso en prisión que increíblemente se pedía para quienes ni tenían la posibilidad de contratar, ni de firmar los contratos ni de ordenar los pagos, ni de pagar.

Es de justicia pensar que si quien firmó los contratos no tenía obligación de saber lo que firmaba, según un juez del supremo, menos obligación tendrían quienes redactaban los documentos que sus superiores políticos les ordenaban, de saber la legalidad o no de lo que redactaban. De perogrullo ¿no? Pues eso, que me alegro de que aunque sea por prescripción, se haga justicia.

También se ha impartido justicia esta semana para muchos implicados en el famoso caso de los ERE. Al parecer, 680 milloncillos de malversación de fondos. Puestos a mirar la cosas de la justicia, a mí se me viene a la mente cómo es posible que la misma legislación produzca condenas de 7 años de cárcel por una malversación de 680 millones de euros, y en otros casos por malversar 250.000 euros contratando a dos personas la condena sea de 5 años y medio. Pero no pienso que la justicia sea injusta. Viendo además lo de los separatistas, solo pienso, que aunque se aplique de forma justa, nunca es igual para todos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?