Últimas noticias Hemeroteca

, 23 de de 2020

Otras localidades

La Fiscalía solicita 22 años de cárcel para Maje y 18 para su amante por asesinato

La pena solicitada es mayor para ella que para el supuesto autor material del crimen, debido a que el ministerio público contempla en su caso la agravante de parentesco.

Maje, en el momento de su detención /

La Fiscalía Provincial solicita 22 años de prisión para María Jesús --conocida en su círculo de amigos como Maje-- y 18 años para Salvador, su amante, por el asesinato del marido de la joven ocurrido en agosto de 2017 en un garaje del barrio de Patraix de València. La pena solicitada es mayor para ella que para el supuesto autor material del crimen, debido a que el ministerio público contempla en su caso la agravante de parentesco.

Así consta en el escrito de calificación provisional de los hechos del fiscal del caso, adelantado por el diario Levante-EMV y al que ha tenido acceso Europa Press, en el que la acusación pública realiza un relato de lo sucedido antes y después del crimen y acusa a ambos de asesinato. Además de las penas de prisión, solicita también indemnizaciones de 250.000 euros --a las que ambos procesados deben hacer frente solidariamente-- para los padres y hermano del fallecido.

El fiscal explica en su escrito que, en los meses anteriores a la boda de Maje y el fallecido y durante el matrimonio, la acusada mantuvo relaciones afectivas y sexuales con el acusado Salvador y con otras personas. Ambos se conocieron el año 2015 al trabajar en el mismo hospital de València. Él, 20 años mayor que ella y casado, sintió "gran atracción y afecto" por Maje y la relación que ambos iniciaron generó en él "una situación de intenso enamoramiento y dependencia emocional".

Maje le contaba a Salvador los "graves problemas" que decía tener con su marido e incluso le habló de episodios de violencia. Estas confidencias --continúa el escrito-- acabaron convenciendo a Salvador de la necesidad de proteger a la acusada de su esposo, a quien ni siquiera conocía personalmente.

En el mes de junio de 2017 o en fechas próximas, Maje decidió acabar con la vida de su esposo y, para llevar a cabo su propósito, pidió al acusado que lo matara por ella haciéndole creer que la situación a la que su marido la tenía sometida le resultaba ya "insostenible". Salvador aceptó esta proposición y juntos "planificaron la acción homicida en los días siguientes".

ACORDARON EL PLAN PARA MATAR A ANTONIO

Ambos acordaron que la muerte sería ejecutada solo por el acusado, en el garaje en el que ella aparcaba su coche y que ese día dejó libre para que lo hiciera su marido, y establecieron que Salvador atacaría por sorpresa a Antonio --el fallecido-- con un cuchillo cuando este tuviera el vehículo de la empresa allí estacionado y fuera a recogerlo por la mañana para ir a trabajar.

El acusado, por su parte, para matar a Antonio, compró en el mes de julio un cuchillo de cocina de 15,5 centímetros de hoja, de 4 centímetros de ancho y de un solo filo. Una vez provistos de los medios necesarios, los acusados decidieron ejecutar el plan criminal la mañana del miércoles 16 de agosto de 2017.

Así, Maje envió un mensaje de Whatsapp a su marido y le mintió comunicándole que había hecho un cambio en el hospital y que estaría de servicio de guardia la noche del 15 al 16 de agosto. La afirmación era "totalmente falsa" porque no tenía servicio asignado alguno, pero de ese modo aseguraba que su marido estacionaría el vehículo de empresa en el garaje la noche del día 15 e iría recogerlo a la mañana, de acuerdo con el plan acordado.

El día 15 de agosto, sobre las 21.20 horas, tras pasar el día con su marido, la acusada abandonó el domicilio familiar con su vehículo particular haciéndole creer que estaba de guardia y le envió un mensaje de whatsapp a las 21.36 horas diciendo que ya había llegado al hospital.

En lugar de acudir al hospital, donde no tenía servicio alguno, Maje se dirigió con su vehículo particular al domicilio en Valencia de otro amante, con quien mantenía una relación sentimental desde el mes de mayo de ese mismo año, y pasó la noche con él hasta que, en la mañana del día siguiente, sobre las 8 horas, acudió a una residencia de Torrent donde trabajaba de enfermera 12 horas a la semana.

Al dejar libre la plaza de garaje, Antonio aparcó en ella el vehículo de la empresa la noche del día 15. La mañana del 16 de agosto, siguiendo el plan convenido con Maje, Salvador se dirigió al garaje de Patraix, al que llegó antes de las 7.30 horas, y portaba en una mochila el cuchillo, unos guantes y una toalla. El acusado abrió la puerta del garaje con las llaves que le había facilitado la acusada, se puso los guantes, sacó el cuchillo y se escondió en el sótano, junto al vehículo de Antonio.

ATAQUE "RÁPIDO Y SORPRESIVO"

Siempre según el fiscal, Antonio salió de casa y llegó al garaje sobre las 7.40 horas. Cuando se aproximó a su vehículo, el acusado salió de su escondite, le abordó "rápida y sorpresivamente" esgrimiendo el cuchillo y, estando frente a él, se lo clavó repetidamente en seis ocasiones, con lo que le seccionó órganos vitales como el corazón o el pulmón derecho. Las heridas resultaron mortales de necesidad y causaron el fallecimiento de Antonio breves instantes después.

Según la acusación pública, Antonio permaneció inmóvil durante la acción homicida y no pudo oponer resistencia ni defensa alguna al estar "totalmente desprevenido y sin capacidad de reacción ante el repentino y sorpresivo ataque del acusado". Salvador salió del garaje y se dirigió a un trastero que utilizaba en València, se cambió de ropa y tiró la que portaba a un contenedor de la calle. Tiró el cuchillo en un pozo situado en un terreno de su propiedad en la localidad de Riba-roja, donde fue recuperado por la Policía Nacional posteriormente.

Sobre las 13.30 horas del mismo día 16 de agosto, antes de que fuera descubierto el cadáver, los dos procesados se reunieron por espacio de más de una hora en el domicilio de una hermana de la acusada, ausente en esas fechas. Allí, Salvador le relató los detalles de la acción homicida. La Fiscalía describe cómo, durante ese encuentro, Maje envió mensajes de texto por Telegram al otro amante, proponiéndole relaciones sexuales para esa misma noche.

El cadáver de Antonio fue hallado por un usuario del garaje sobre las 15.25 horas del mismo día, mientras que ambos acusados siguieron manteniendo su relación afectiva sexual en los meses siguientes, subraya el fiscal.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?