Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Aumenta el número de hombres transexuales que atiende La Cagiga

Roberto Oliver es el único psicosexologo que acompaña y orienta a los hombres y mujeres que acuden al centro porque no se identifican con el sexo con el que nacieron. Desde 2015, el número de caso llega al centenar

El Centro de Salud Sexual y Reproductiva La Cagiga comenzó su actividad en el año 1984. Roberto Oliver, es el único psicosexologo que acompaña y orienta a los hombres y mujeres que acuden al centro.

“Abrimos La Cagiga para prestar servicio a los posibles casos de transexualidad que pudiera haber en Cantabria y pensamos que no habría más de una treintena. La realidad nos ha demostrado lo contrario, porque atendemos a muchos más”.

Roberto Oliver reconoce que la realidad ha superado ampliamente las expectativas que tenían, porque llevan ya casi 100 personas atendidas desde 2015.  

El psicosexólogo explica que “no hay un perfil concreto". En el centro "atendemos a familias con hijos pequeños y a personas mayores que no se han atrevido a venir antes”, explica.

El servicio que presta el Centro de Salud Sexual y Reproductiva también ha evolucionado. “Afortunadamente la transexualidad no se considera una patología”. Oliver cuenta que los primeros casos se atendían casi en secreto y se trataban como una patología. Ahora, en cambio, se reúnen y comparten sus miedos.

“Vienen al centro para ponerse al día, compartir su experiencia con otra gente y mi función consiste en hacer de receptor y apoyarles”, asegura.

Según Oliver, el número de hombres transexuales que llegan a la Cagiga ha aumento “muchísimo”. “Personas que, habiendo nacido con características sexuales propias de mujer, son hombres”.

Ley LGTBI

El Gobierno de Cantabria ha remitido al Parlamento la ley LGTBI para su tramitación. Ahora, los grupos parlamentarios tienen un plazo para volver a solicitar las comparecencias que consideren oportunas.

La ley contempla sanciones por cuestiones de odio. Reconoce el derecho de los menores LGTBI a su propia identidad de género y el apoyo sanitario en todo el proceso vital.

En el caso de las personas 'trans', también el apoyo de tratamientos adecuados en la sanidad pública. Además, la ley prohibiría las llamadas terapias de aversión --que pretenden modificar la identidad y el comportamiento de las personas LGTBI-- y en los colegios obligaría a respetar el nombre que elija cada alumno transexual o sus tutores legales y su indumentaria e imagen física.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?