Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

3-1. La UD Ibiza enseña su mejor cara ante el Melilla

Rodado, con dos golazos, la figura del choque

Los jugadores de la UD celebrando el triunfo en el vestuario /

Del Ibiza irreconocible que perdió en el campo del Celta B al Ibiza más completo y convincente de la temporada para doblegar con justicia al Melilla.Los 2.041 espectadores que acudieron ayer a Can Misses se fueron del campo con una sonrisa y con la sensación de que hay equipo para hacer cosas grandes esta temporada. Vieron 45 minutos excelentes, con un fútbol vertical, con despliegue ofensivo por las bandas, con intensidad en el juego, presión eficaz, ocasiones de gol y dos tantos de bella factura. Aunque bajó el ritmo en el primer tramo del segundo tiempo, y los visitantes acortaron la renta la recta final volvió a mostrar a un conjunto poderoso, que no especulaba, que buscaba el área rival y que tuvo el premio a su insistencia con un tercer gol. Un juego coral con un artista estelar: Rodado. El delantero mallorquín, con dos goles de antología, volvió a mostrar su calidad individual.

Pablo Alfaro responde siempre con un “puede” cuando en la víspera de los partidos los periodistas le preguntan si habrá algún cambio en el once inicial. Había pocas dudas de que habría modificaciones esta semana, pero era menos previsible que el entrenador ibicenco cambiara más de medio equipo. Hasta seis modificaciones para arrancar el choque. Lucas en la portería, Kike como lateral derecho, Gonzalo en el centro de la zaga, Arranz Y Javi Pérez en el medio campo y Cirio como extremo izquierdo.

Los locales planteaban un encuentro sin extremos puros, pero dio igual. Esta vez si el equipo mezclaba sus acciones por dentro y por fuera, porque los laterales, Kike y Morillas subían y subían y los centrocampistas se adueñaron de la parcela central con una presión eficaz y tenían presencia en el área rival. Nada más arrancar el encuentro lo probó Rubén con un cabezazo y después Rodado y Javi Pérez lo intentaron desde fuera del área. La intensidad de la UD desarbolaba al Melilla, cuyos jugadores apenas tenían contacto con el balón, aunque los visitantes tuvieron una buena ocasión en el primer cuarto de hora que se perdió por centímetros.

La iniciativa del equipo de Alfaro tuvo su recompensa con una acción individual. A los 21 minutos Rodado controló un balón en la posición de extremo derecho, durmió a dos defensas que esperaban un centro y que cuando quisieron reaccionar ya se habían visto superados con un regate solo al alcance de los que destilan talento e imaginación. La maniobra del delantero ibicenco tuvo continuidad dentro del área con un disparo impecable al palo largo, lejos del alcance del portero Oleaga. Un golazo que hacía justicia a lo que se estaba viendo. Con ventaja en el marcador el Ibiza se tomó un leve respiro, aunque mantenía el control y recobró verticalidad en los últimos minutos del primer tiempo, abriendo el campo, con un Morillas estelar desde la banda izquierda, convertido una y otra vez en un extremo, poniendo centros peligrosos. Tampoco desentonaban los locales por el otro extremo con el derroche y poderío físico del incansable Kike y del bregador Caballé, que se ha ganado a pulso la titularidad. Javi Pérez era el dueño de la parcela central y el Ibiza empequeñecía al Melilla. Un balón robado en campo rival acabó con un derribo sobre Cirio por parte de Diana en una acción castigada con amarilla pero que mereció otro color. La grada protestaba la acción, mientras Javi Lara sonreía. Una falta desde esa posición es un caramelo para el fino jugador andaluz. Su golpeo, acariciando el balón, fue impecable y el guardameta del Melilla se limitó a observar como la pelota se introducía por segunda vez en su portería.

Tuvo cerca el tercero el Ibiza antes del descanso, tras un lanzamiento de esquina el balón quedó a los pies de Cirio y su disparo lo repelió Oleaga en una gran intervención.

Los ibicencos se fueron al vestuario con una renta nítida, una demostración de poderío y la evidencia de que algunos futbolistas son imprescindibles cada semana si están sanos y no hay rotación que valga.

El Melilla es otro aspirante al ascenso y tenía que mejorar sus prestaciones tras el descanso. Su entrenador introdujo dos cambios y aunque el Ibiza tuvo un primer intento culminado por Caballé, el Melilla se metió en el partido, con un disparo de Ceberio al que respondió Lucas con una excelente intervención mandando el balón a córner. En el saque de esquina Richi cabeceó al fondo del marco ibicenco. Los locales que ya habían introducido una variante con la entrada de Núñez por Cirio buscando mantener la superioridad en el medio campo acusaron el golpe y fueron castigados con varias tarjetas , algunas justas y otras inexistentes como la que vio Javi Lara.

Alfaro fue valiente y sacó del campo a Lara para dar entrada a Carbia buscando recuperar la verticalidad perdida. Los locales volvieron a encerrar al Melilla en su campo y el balón merodeaba el área visitante. Morillas rozó el gol en un lanzamiento de falta y a los 87 minutos Rodado volvió a hipnotizar a la defensa visitante, controló de espaldas dentro del área y cuando la acción parecía que no tenía más recorrido supo dar media vuelta y golpear raso con la izquierda para sentenciar el partido. Otro tanto de bella ejecución para que el marcador reflejara lo que se vio en el campo. Un Ibiza superior con ganas de reivindicarse. Con ese estilo pocos puntos volarán de Can Misses esta temporada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?